Uno de cada cuatro menores fallecidos en accidente de tráfico no llevaba cinturón de seguridad

“Para hacer daño a un niño, no hace falta ponerle la mano encima, basta con no ponerle el cinturón” con esta frase tan representativa es como termina el nuevo spot de la nueva campaña de la Dirección General de Tráfico para recordar a los padres la necesidad de que sus hijos utilicen en todo momento los adecuados sistemas de retención infantil.

 

El nuevo spot se podrá ver y escuchar en los medios de comunicación hasta el próximo 7 de diciembre y trata de hacer un llamamiento a los adultos para que sean conscientes de la importancia y la responsabilidad que tienen hacia los menores, los pasajeros más vulnerables en cualquier impacto, para que vayan adecuadamente anclados con los cinturones o con los dispositivos especiales de retención para su edad.

 

En lo que a menores se refiere (de 0 a 13 años), el número de niños fallecidos entre enero y octubre de 2008 es de 159, de los que al menos 40, no llevaba ningún dispositivo de seguridad.

 

En este mismo periodo, han fallecido en España 1.207 personas en accidentes de turismos o furgonetas, de las cuales 270 (22%) no llevaba ningún sistema de retención, lo que significa que de haberlo llevado, uno de cada cuatro fallecidos se hubiera salvado.

Esta cifra, a pesar de ser negativa ha ido mejorando desde el año 2003, época en la que el número de fallecidos por no llevar puesto el cinturón de seguridad se elevaba al 34%.

El cinturón de seguridad es un elemento básico y fundamental de la seguridad vial ya que reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente.

 

Existe cada vez una mayor concienciación por parte de la sociedad hacia el uso del cinturón de seguridad, aunque todavía queda un pequeño porcentaje de personas que no lo usan. La utilización de este elemento de seguridad está más generalizado en los conductores y ocupantes de turismos que en los de furgonetas.

 

También se aprecia un mayor porcentaje de su uso en vías no urbanas, siendo mayor en autopista o autovía que por carretera convencional. En ciudades, el uso del cinturón de seguridad es mayor cuanto mayor es el municipio.

 

En los asientos delanteros, el uso del cinturón de seguridad es un hábito adoptado por el 95% de los conductores que circulan por carretera. Su uso también se extiende al asiento del copiloto, donde más del 89% de los adultos situados en dicho asiento lleva abrochado el cinturón de seguridad. En el caso de ocupar el asiento delantero un menor de 12 años, el 43,2% de ellos no utilizaba ningún dispositivo de retención.

 

Por lo que respecta a las plazas traseras, la utilización de cinturones de seguridad por parte de los adultos es ligeramente superior al 60%. En el caso de ocupación por niños, los resultados son más variados. Si hablamos de menores que utilizan el cinturón de seguridad en los asientos traseros, el porcentaje se eleva al 80%, porcentaje muy similar al uso de los dispositivos de retención infantil entre menores de 1 a 5 años. Desde los 6 hasta los 12 años, el uso de estos sistemas de retención en asientos traseros desciende a un 39%.

Comentarios