Éxito de asistencia en la jornada sobre fatiga crónica en Monzón

El Auditorio San Francisco de Monzón, congregó a más de 150 personas en la jornada de actividad física y salud “La Fatiga Crónica el Síndrome”, organizada por el Patronato Municipal de Deportes del Ayuntamiento de Monzón y la Fundación C2 y que se incluye en los actos que el Patronato celebrará con motivo de su 25 aniversario.

Ocho médicos e investigadores de Aragón y Cataluña expertos en la fatiga crónica fueron los encargados de acercar los conocimientos a todos los presentes, en torno a dos mesas con tres ponentes y un moderador en cada una de ellas.

La primera mesa estuvo dirigida por el doctor Ramón Segura, miembro de la Real Academia de Medicina de Cataluña y catedrático emérito, y la segunda, por el doctor José Luis Ventura, Jefe Clínico de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Bellvitge.

Destacada también, fue la presencia de Manuel López, rector de la Universidad de Zaragoza.

El montisonense Casimiro Javierre, doctor y profesor de la Facultad de Medicina de Barcelona coordinó la jornada.

La fatiga crónica consiste en una sensación de falta de energía, agotamiento o cansancio, muy habitual en la sociedad actual al ser la respuesta normal al esfuerzo físico, el estrés emocional, el aburrimiento o la falta de sueño. Estudios recientes reflejan que puede ser una respuesta inmunitaria del organismo, y que en el proceso juegan factores como la edad, una enfermedad previa, el estrés, el medio ambiente o la genética. También puede ser un signo específico de un trastorno psicológico o fisiológico que debe ser tratado médicamente.

Los ponentes indicaron que la etiología de la fatiga crónica todavía es un enigma y no se conoce un remedio tajante que la cure, si bien la alivian algunos fármacos.

Se puede decir que padece fatiga crónica quien se siente sin fuerzas sin haber realizado un esfuerzo físico reciente y sufre dolores inexplicables durante un periodo de al menos seis meses.

La enfermedad aparece de forma brusca y el afectado no mejora con el descanso.

Afecta principalmente a personas de entre 30 y 50 años, y es más común en las mujeres.

La padece el 1,5 por ciento de la población y perturba a todo el organismo.

Hay factores que la ayudan a crecer, como el reumatismo, los trastornos mentales, la depresión, el estrés, la quimioterapia, el alcohol y el café.

A pesar de que la analítica del enfermo siempre indica que está bien, son habituales las mialgias, la irritación de garganta y el insomnio.

El doctor López aseguró que de las investigaciones que ha realizado con su equipo se desprende que hay una predisposición genética a sufrir de fatiga crónica y que además está emparentada muy de cerca con la fibromialgia.

Para paliar las molestias propias de la enfermedad, los expertos recomiendan los ejercicios aeróbicos graduales, la modificación de comportamientos y hábitos y la acupuntura aunque a pesar de todas las recomendaciones, los ponentes coincidieron en que cada enfermo es un mundo.

Comentarios