Mucha nieve y mucho trabajo por delante en las estaciones de esquí altoaragonesas

Las estaciones de esquí aragonesas han recibido precipitaciones en forma de nieve durante este fin de semana. Con la nieve asegurada para las próximas semanas, los responsables de las estaciones de esquí se muestran optimistas de cara a la comercialización de las navidades. Tras el gran éxito del puente de la Constitución-Inmaculada, donde se han batido todos los record que se recuerdan, las asociaciones turísticas, estaciones y empresas trabajan en la venta de sus productos.

La superficie esquiable ha disminuido en las últimas horas, y es que la nieve caída obliga a los centros invernales a reducir el número de kilómetros, porque la nieve caída hay que trabajarla. Así, esta semana comienza con mucho trabajo por delante para las estaciones de esquí, que tendrán que emplearse a fondo para preparar el máximo número de pistas, remontes y kilómetros esquiables para sus esquiadores.

Hay que recordar que el riesgo de aludes en toda la provincia es muy alto, por lo que se recomienda extremar la precaución a la hora de salir a la montaña. Además los servicios de Protección Civil oscenses han recordado que los conductores lleven cadenas o ruedas de nieve para circular por las carreteras de la provincia, por si fuera necesario su uso.

Aramón Formigal abría este domingo con 51 kilómetros esquiables. La superficie esquiable de Aramón Pnaticosa era de 29 kilómetros, mientras que Cerler funcionaba con 63 kilómetros. En Astún había 30 kilómetros esquiables, los mismos que en Candanchú. Los directores de estas dos últimas estaciones, Andrés Pita y Eduardo Roldán, indicaban que ha sido una semana en la que ha nevado mucho, por lo que las estaciones se encuentran en muy buenas condiciones.

Comentarios