Al deporte, siempre NO

Luis Abadías

Una vez más, el apoyo a un club deportivo ha disparado las alarmas de los grupos políticos que, sistemáticamente, se muestran contrarios a estas ayudas. Sin preocuparse lo más mínimo por conocer la situación y las inquietudes de los clubes, el caso es salir públicamente y mostrar su disconformidad. Se entiende que la ‘guerra’ es política, pero muchas veces hay que valorar y conocer las interioridades de lo que se está hablando, y más cuando se envía una nota pública que afecta a terceros.

En el tema que nos ocupa de las obras del Alcoraz y el acuerdo Gobierno de Aragón–Ayuntamiento de Huesca, parece que no sienta bien que en tiempos de crisis se ayude a un club deportivo (que no todavía Sociedad Anónima como se ha dicho, lo que ya muestra desconocimiento sobre lo que se habla), aunque ese club se haya convertido en el referente deportivo de una ciudad necesitada de alegrías y que (aunque alguno le duela últimamente, sólo nos llegan a través del deporte) cuenta con una masa social de 4.000 socios y otros en lista de espera.

Esos casi 3.000 ‘locos’ que acudieron en una tarde de perros al Alcoraz el sábado pasado no significan nada. Que más de 4.000 vayan a ver un partido y se desplacen a Zaragoza tampoco, así como los casi 800 a San Sebastián, los 500 a Madrid, etc... Si los contamos como en otros eventos festivaleros o festivos, la cifra de personas que pasarán por el Alcoraz este año superará los 90.000 espectadores, casi el doble de los que vivimos en nuestra bonita ciudad de Huesca.

El Huesca sube a 2ª División y se está demostrando que sube toda la ciudad y que lógicamente hay unas necesidades que cubrir. Las instituciones se suman, llenándose la boca con “no os preocupéis que donde no lleguéis vosotros, llegaremos nosotros”. Es la frase más utilizada en ese momento.

Ésos que dicen "NO" sistemáticamente a todo, ¿se han parado a pensar en el impacto promocional que supone la SD Huesca esta temporada y en lo que costaría pagar una promoción así para la ciudad?. Pues posiblemente estamos hablando de cantidades superiores a las que el Huesca va a recibir en el total de las subvenciones.

En tiempos de crisis se olvida, y eso no cuenta, que el club está generando puestos de trabajo, empresas proveedoras de Huesca que están facturando cantidades importantes al club, así como los impuestos y pagos que se realizan (como todo hijo de vecino) y que suponen un ‘pico’ a la entidad.

Vamos, que si ponemos en una balanza todo, alguno igual se lleva un susto. Por eso, antes de emitir notas de prensa, que quedan muy bonitas y permiten a muchos salir en los papeles, habría que valorar y conocer el tema sobre el que se opina. ¿Alguien de IU o de CHA ha llamado al Huesca para conocer todo esto?. Me parece que no.

Comentarios