Aragón cerrará 2008 con mejores datos de crecimiento que la media española

La Confederación de Empresarios de Aragón (CREA) ha presentado ante los medios su Avance Económico de 2008 con participación de CREA, CEPYME Aragón, CEOS CEPYME Huesca, CET y CEZ. En él, la Confederación destaca que Aragón cerrará 2008 con un crecimiento del PIB ligeramente superior a la media nacional, pero descenderá en 2009 el escalón que le ha aupado por encima de ese promedio en los últimos años gracias al impulso de la Expo.

El informe refleja cómo 2008 se ha caracterizado por un cambio brusco de ciclo económico en el sistema productivo español y aragonés. Así, en los primeros meses del año se apreciaban signos claros de una prevista y moderada desaceleración económica con cambios imprescindibles para nuestra economía (menor demanda interna, mejora del sector exterior y descenso notable del sector de la construcción), sin repercusiones en el empleo y con el factor negativo de una fuerte inflación, en línea con la de nuestros socios europeos, por las tensiones de los mercados de materias primas y energía.

Sin embargo, el intenso aumento internacional de la incertidumbre en los mercados financieros, las crecientes dificultades de financiación para las empresas y los consumidores, y el consiguiente desplome mundial de la demanda, han terminado por constituir una grave crisis global que acentúa los problemas de nuestra economía. Además, en el caso español, el problema se agudiza por el mayor endeudamiento existente tras 15 años consecutivos de crecimiento y una situación previa de precio nulo del dinero en términos reales.

En esta situación, tanto el Ejecutivo central como el autonómico han adoptado medidas que buscan la reactivación económica, en línea con la decisión de los gobiernos de todos los países desarrollados, y entre las que se encuentran varias de las iniciativas reclamadas por CREA en el Decálogo de Medidas contra la Crisis que presentó en abril al Gobierno autonómico.

En este sentido, la Confederación está a la espera de que su eficacia y traslado a las empresas y consumidores sea inminente ya que esa efectividad resulta imprescindible para atenuar la profunda caída de la demanda interna que reflejan datos como la reducción del 6, 3% de las importaciones en Aragón en este año, que también indica un descenso de la producción.

El aumento del desempleo, unido a las dificultades de financiación para las empresas, constituye una de las consecuencias más negativas de esta crisis por las dificultades económicas y personales que produce y porque se opone al estímulo de la demanda requerido para superarla. En su aumento a lo largo del año, en el conjunto de España y con mayor crudeza en Aragón en los últimos meses, inciden tanto el continuo crecimiento de la población activa como la destrucción neta de empleo, que ha comenzado en la segunda parte del año cada vez con mayor intensidad según muestra el indicador adelantado de Afiliación a la Seguridad Social. Así, en Aragón se han destruido 2.600 puestos de trabajo hasta el tercer trimestre de 2008 frente a los 37.300 creados en igual periodo de 2007.

Los sectores con peor comportamiento son construcción e industria, con mayor proporción de población ocupada masculina, hecho que se traduce en que el desempleo aumente en mayor medida entre los hombres, además de entre los inmigrantes con menor tiempo de permanencia en las plantillas.

Como datos positivos propios de la economía tanto de Aragón como de España nos encontramos el sector exterior y el brusco retroceso de la inflación. En la economía internacional, destacan el descenso de los precios del dinero y las materias primas.

Comentarios