Inauguración de la exposición “Goya y el mundo moderno” en Zaragoza

El Museo de Zaragoza acoge hasta la primera semana de marzo una nueva exposición sobre Goya, una muestra organizada por el Gobierno de Aragón a través de la Fundación Goya. Sus comisarios son Valeriano Bozal Fernández, Catedrático de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid, y Concepción Lomba Serrano, Profesora Titular de Historia del Arte, Vicerrectora de Proyección Social y Cultural de la Universidad de Zaragoza.

 

El acto de inauguración, presidido por Marcelino Iglesias, ha contado también con la presencia de la consejera de Educación, Cultura y Deporte, María Victoria Broto, la secretaria de estado de Educación y Formación Profesional, Eva Almunia, el director de la Obra Social de IberCaja, Román Alcalá, y la subdirectora general de Museos del Ministerio de Cultura, Elena Hernando.

 

Esta nueva exposición, que da continuidad a las muestras de La Memoria de Goya (abierta de febrero a abril de 2008 y Goya e Italia celebrada durante el periodo de la Expo en Zaragoza), cuenta con un total de 60 autores representados. Además de la figura del ilustre aragonés, destacan artistas del siglo XIX como Delacroix, Géricault, Édouard Manet, Munch o Vicent Van Gogh.

 

La nueva exposición en el Museo de Zaragoza cuenta también con importantes obras de autores del siglo XX cuyos trabajos recogen la influencia de Goya, entre ellos Karen Appel, Salvador Dalí, Alberto Giacometti, Ludwing Kirchner, Joan Miró, Pablo Picasso o Antonio Saura.

 

Goya y el mundo moderno ofrece 345 obras de las cuales 138 son del artista de Fuendetodos y 89 de autores de todo mundo. Proceden desde 18 países: de Alemania llegan cuadros prestados por galerías, colecciones y museos de Berlín, Colonia y Hamburgo. Otras llegan desde Austria, Bélgica, Dinamarca Finlandia, Gran Bretaña, Holanda, Israel, Italia, Liechtenstein, Noruega, Polonia, Suiza, Canadá y Venezuela.

 

El mayor número de obras de arte se han prestado desde Francia (como las cedidas por la Bibliothèque Nationale de Francia ó el Musée du Louvre de París) y de España (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Museo Nacional del Prado, Museo Thyssen-Bornemisza, entre otros) aunque hay que señalar obras llegadas desde la Galería de los Uffizi de Florencia, que ya prestaron cuadros para la anterior muestra de Goya en Zaragoza, o las que han llegado desde dos museos de Nueva York, del Metropolitan y del Museo de Arte Moderno.

 

La nueva exposición se divide en seis ámbitos que tratan diversos temas que Goya reflejó en su pintura, junto con obras de artistas posteriores que ilustrarán los mismos ámbitos, que son:

 

El trabajo del tiempo. Retratos

La vida de todos los días

Disparates

Lo grotesco

La violencia

El grito

 

Todo el contenido de esta exposición muestra la influencia de Goya sobre el arte y la cultura contemporáneos, algo que con el paso del tiempo y tras diversas investigaciones sobre su trayectoria artística y la de muchos autores internacionales, ha quedado patente. Son muchos los artistas que directa o indirectamente han reflejado en sus obras temas que para Goya fueron esenciales.

 

De esta forma, la exposición se articula en ejes que giran entorno a la imagen de la nueva sociedad, la violencia y el terror, como los rasgos más negativos de esa nueva sociedad, y la importancia que ésta da al retrato y al autorretrato.

 

Goya y el mundo moderno va acompañada de un catálogo donde especialistas de talla internacional participan en diferentes ensayos, entre ellos Antonio Muñoz Molina, Susanne Schlünder, Werner Hoffman o Jaime Brihuega, además de los comisarios de la exposición.

Comentarios