Más de cien personas en la Primera Jornada Técnica sobre Inclusión Social “Monegros, nuestra tierra”

El Salón de Actos del Ayuntamiento de Grañén se ha quedado pequeño para albergar este viernes la Primera Jornada Técnica sobre Inclusión Social, organizada por la Fundación para la Acción Social de la Comarca de Los Monegros bajo el título “Monegros, nuestra tierra”. Más de cien personas han participado en esta iniciativa en la que se engloba el programa de integración intercultural “Habitarea, Monegros Entreculturas” que desde hace cinco años se organiza en la comarca a través de diversas actividades.

El alcalde de Grañén, Juan Antonio Rodríguez, ha sido el encargado de dar la bienvenida y ha destacado que “en una comarca despoblada como la nuestra “necesitamos gente que venga a vivir entre nosotros”. Rodríguez ha añadido que sabemos de las dificultades que conlleva ir a emprender una vida a un lugar nuevo, por eso son muy importantes jornadas como éstas que contribuyen a hacer posible la integración”.

Tras la intervención del director provincial del IASS, Antonio Escartín, quien ha subrayado la importancia de este tipo de iniciativas “para conseguir una sociedad más justa y solidaria”, ha hablado el presidente de la Comarca de Los Monegros, Manuel Conte, para quien “en momentos de crisis económica como el actual, es fundamental garantizar la protección de los más desfavorecidos y para ello las instituciones tenemos que esforzarnos en resolver sus problemas”. En este sentido, Conte ha alabado la labor de los servicios sociales de la Comarca, “de los que nos sentimos muy orgullosos y para los que hacemos el máximo esfuerzo presupuestario”.

La ponencia inaugural titulada “Los nadies: acercamiento al fenómeno migratorio” ha corrido a cargo del trabajador social de Cáritas Diocesana Barbastro-Monzón, Juan Rico Letosa, quien ha realizado un acercamiento al fenómeno de la globalización. Rico ha señalado que nos encontramos en un mundo con un sistema económico que respalda y tolera las desigualdades. Aquí tenemos la suerte de estar en el norte del mundo y a nosotros el sistema nos deja el papel de consumidores de lo que producen las multinacionales. La globalización no apoya la distribución de la riqueza, sino que cada vez hay más pobres con menos riqueza, que se reparte entre menos manos”.

La jornada ha continuado con la exposición de tres experiencias de inclusión realizadas en Los Monegros. Como ha explicado Périz, “todas ellas tienen el denominador común de estar dirigidas a personas con necesidades especiales para lograr una inserción social y laboral en las mejores condiciones posibles: discapacitados, inmigrantes, mayores, jóvenes, mujeres, víctimas de violencia de género o desempleados son las personas a las que van dirigidas las acciones en materia de inclusión social que se impulsan desde la comarca”. La primera experiencia expuesta ha sido el taller de agricultura ecológica ya concluido que fue subvencionado por la DPH y el Fondo Social Europeo. Su director, Félix Ballarín, ha explicado como además de adquirir conocimientos sobre la materia “se logró un clima de integración entre las alumnas de diferentes etnias y procedencias”. Por su parte, el publicista José Ángel Alegre presentó los materiales divulgativos que se editaron a raíz del taller: un libro, un dvd y un calendario para el año 2009 diseñados por la agencia Capycua, que resumen las sinergias que se produjeron “entre el concepto de biodiversidad que nos encontramos en la naturaleza, con las plantas y los cultivos y el de las mujeres que participaron en el taller”.

A continuación, la coordinadora de la Fundación para la Acción Social de la Comarca de Los Monegros, Chus Zapater, expuso junto a Ana Bardají, directora del taller de reciclaje textil y reparación del calzado esta experiencia de inclusión que se está desarrollando en la actualidad en Sariñena y en la que participan diez mujeres. El taller denominado “Recoger” está destinado a personas con dificultades de inserción laboral como es el caso de discapacitados, mujeres, mayores de 45 años, víctimas de violencia de género, inmigrantes o minorías étnicas. Cuenta con un presupuesto total de 105.000 euros y está cofinanciado a través de la Diputación Provincial de Huesca (38,08 %), Comarca de Los Monegros(38,08 %) y el Fondo Social Europeo (23, 85 %).

Por último, la directora del C.E.I.P. La Laguna de Sariñena, Ana Pueyo, y la jefe de estudios, Blanca Lobateras, explicaron el Plan de Convivencia del colegio público de la capital monegrina que ha sido pionero a nivel estatal, y ha desarrollado de forma exitosa programas como el de Higiene o el Mediación escolar, que continúa en la actualidad para los niños de 5º y 6º de primaria. El servicio de mediación está en funcionamiento en el centro desde el curso 2002-2003, pero desde 1999 se trabaja en el colegio la convivencia, “con el objetivo de mejorarla, para hacer consciente al alumnado del respeto a los demás y al entorno, y trabajar sobre la resolución de conflictos facilitándoles las estrategias necesarias para poder solucionarlos de una forma constructiva, pacífica y participativa”.

En este proceso colaboran profesores, familias y, sobre todo, alumnos, que son los auténticos protagonistas. “Ha sido mucho el esfuerzo y trabajo de muchas personas que queremos que nuestra escuela, nuestra localidad, nuestro mundo sea un espacio donde se conviva, donde podamos comunicarnos, respetarnos, nos escuchemos, valoremos, ... en definitiva donde podamos convivir”, ha señalado Pueyo.

La jornada ha contado también con una degustación de productos monegrinos en la Casa de Cultura de Grañen, organizada por la Coordinadora de Asociaciones de Mujeres de Los Monegros, dentro del programa “Pon Monegros en tu mesa”, del Ceder Monegros. Tras la pausa ha tenido lugar la proyección del documental titulado “Hacia la libertad”, de los autores José Ángel Alegre y Costis Mitsotakis.

Se trata del testimonio de una monegrina nacida en Robres y residente en Grañén, que actualmente cuenta con 88 años, Hortensia Anzano, protagonista del audiovisual y del emotivo homenaje que a continuación se le ha rendido como colofón a la jornada. Hortensia emigró a Francia huyendo de la dictadura de Franco y tras estar con su familia en campos de refugiados del país vecino, bajo extremas condiciones de vida, se casó con un republicano exiliado que después fue capturado por los nazis y tras huir, participó en la resistencia francesa luchando por la democracia.

Después de vivir en Hungría durante seis años, regresaron a su pueblo natal, donde comenzaron la vida de nuevo con sus dos hijos. En el documental, se traza un paralelismo entre la historia de Hortensia y la de los nuevos pobladores que llegan de diferentes latitudes y por diversos motivos en busca de una nueva vida.

Comentarios