El Departamento de Medio Ambiente invita al consumo responsable durante esta Navidad

El Departamento de Medio Ambiente hace un llamamiento a los ciudadanos al consumo responsable durante las próximas fiestas navideñas, apelando a un uso racional de la energía y un esfuerzo en el reciclaje y separación en origen. La directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Marina Sevilla, ha querido recordar que “también durante estas fechas debemos intentar hacer un consumo responsable de los recursos y no olvidar la importancia de los pequeños gestos en nuestras prácticas cotidianas”.

Residuos y su reciclado

 

Respecto a los residuos y su reciclado es recomendable evitar compras de productos que tengan demasiados envoltorios o embalajes. Por ejemplo, los productos perecederos, se pueden comprar al peso y no envasados en las típicas bandejas blancas fabricadas con poliestireno, un material muy contaminante. De no ser así, este tipo de  bandejas, y el resto de envases de un material que no sea vidrio o papel, se han de depositar en un contenedor amarillo.

 

Siempre son recomendables los envoltorios de cartón o papel respecto a los de plástico, siendo lo óptimo portar nuestra propia cesta o bolsa para realizar la compra. Si se ha de recurrir a las bolsas de plástico siempre se pueden reutilizar como bolsas de basura.

 

Una vez desechados los envoltorios es recomendable clasificarlos y depositarlos en los contenedores correspondientes de esta forma se contribuye al reciclaje  que es el mejor modo de ahorrar recursos y de contribuir con el desarrollo sostenible. Así, los papeles y cartones procedentes de cajas de  juguetes,  regalos de empresa, etc., se han de depositar en los contenedores de color azul para su posterior reciclado, mientras que las botellas y envases de vidrio vacíos se han de depositar en los contenedores de color verde.

 

Durante estas fechas aumenta considerablemente el consumo de pilas procedentes de juguetes siendo lo apropiado comprar juguetes que no las utilicen para evitar el impacto que causa su vertido indiscriminado, además este tipo de juguetes son más participativos y económicos.  Si se opta por juguetes con pilas se ha de intentar que éstas sean recargables o, siempre que se pueda, enchufar los juguetes a la red. Las pilas contienen componentes nocivos por lo que hay que guárdalas en una caja para llevarlas posteriormente a un contenedor específico.

 

Igualmente, también en estas fechas, es recomendable utilizar productos de limpieza concentrados: son más fáciles de transportar, se ahorra en su fabricación y ocupan menos en casa y en la basura.

Hábitos de consumo de energía

 

En cuanto a los hábitos de consumo de energía es conveniente no abusar de la calefacción, además de ser perjudicial para la salud, con cada grado que aumenta la temperatura se consume de un 5% a un 7% más. Para un adulto bastaría con 20ºC, aunque los niños y personas mayores pueden necesitar algo más. Hay que tener en cuenta que para dormir suele ser suficiente una temperatura menor.

 

Otras recomendaciones para ahorrar en el consumo de energía es regular la temperatura de la nevera según las instrucciones del fabricante ya que un grado centígrado de reducción de la temperatura supone un 5% de aumento en el consumo.  Igualmente, abrir la puerta del horno innecesariamente supone un aumento en el consumo, dado que  cada vez que se abre, se pierde el 20% del calor acumulado. Otra práctica recomendable es descongelar algunos productos dentro del propio frigorífico para  evitar el consumo en el horno o microondas.

Consumo de plantas

 

El Departamento de Medio Ambiente recuerda que el acebo (también conocido como cardo blanco o cardonera) figura en el Catalogo de Especies Amenazadas de Aragón, por lo que está prohibida su recolección.  El acebo (Ilex aquifolium) es un arbusto de corteza gris y lisa, y copa densa, con hojas rígidas y elípticas, con margen normalmente espinoso y punzante. La mayor amenaza de esta especie es su recolección ilegal, ya que sus ramas cargadas de sus característicos frutos rojos y brillantes son muy buscados por su valor ornamental, sobre todo en Navidad.

 

El Departamento quiere apelar a la responsabilidad ciudadana para evitar tanto la recolección de acebo como de otras especies de flora, por el grave daño que se ocasiona al medio natural. El acebo ofrece abrigo y alimento a la fauna silvestre, mientras que los musgos son muy valiosos para preservar los suelos de la erosión, ya que retienen el agua y favorecen la germinación. El Departamento de Medio Ambiente también quiere extender este mensaje para disuadir de la tala de abetos, y recomienda el uso de adornos alternativos, respetuosos con el medio.

 

Si pese a estas consideraciones, se decide seguir optando por un árbol natural, se recuerda que debe proceder de vivero y que para mantenerlo en óptimas condiciones tiene que tener  abundante cepellón y regarlo abundantemente cada cuatro días. Una vez pasados los días navideños, se aconseja que sea puesto a disposición del ayuntamiento correspondiente para su replantación en jardines o zonas verdes. Los abetos artificiales, aunque pueden utilizarse más años, son en su mayoría de plástico y terminan también en el vertedero.

 

El musgo utilizado para adornar el Belén o la base de los árboles de Navidad tiene demasiado valor para ser destruido ya que al crecer sobre rocas, suelos y cortezas de árboles contribuyen a la formación y conservación de los suelos. Retienen gran cantidad de agua, creando un microambiente favorable para la germinación de semillas. Como alternativa al musgo se puede  utilizar hojas secas.

Comentarios