El debate sobre el ocio nocturno sigue abierto

El ocio nocturno en la capital oscense está en proceso de cambio. El ayuntamiento todavía debe dar a conocer a qué bares del centro les va a conceder la licencia de café cantante, y por tanto, el permiso para abrir dos horas más de lo habitual. Esta decisión conlleva el malestar de los vecinos de la zona que siguen lamentando las molestias de ruido o suciedad. Aunque, sin duda, uno de los pasos más importantes que se han dado este año, en esta materia, ha sido la aprobación de la nueva Ordenanza de Hostelería. Otro de los locales que no tiene claro su futuro es la Manhattan, en enero se sabrá si se aprueba el Plan Especial que presentó para legalizar su situación.

La polémica sobre la situación del ocio nocturno en Huesca sigue abierto. Desde que se conoció que algunos establecimientos del Casco Viejo y de la zona de San Lorenzo pueden obtener la nueva licencia de café cantante, las reacciones no se han hecho esperar. Los vecinos siguen denunciando el ruido que tienen que soportar todos los fines de semana. Precisamente, fueron las movilizaciones vecinales las que impulsaron al consistorio a regular la situación de los bares de Huesca.

Desde entonces, muchos han cerrado y el resto tienen ya las licencias en regla, de acuerdo con la nueva Ordenanza de Hostelería que entró en vigor el 8 de noviembre. Esta normativa regula aspectos que antes no lo estaban como las dimensiones de los locales, los accesos, el nivel de la música y los ruidos, las pistas de baile, las instalaciones eléctricas o la regulación de la venta hacia la vía pública a través de ventanas o ventanillas.

Por su parte, el futuro de la actividad de la Manhattan sigue sin esclarecerse este año. En principio, en enero se conocerá si se aprueba el Plan Especial que presentó en el ayuntamiento la discoteca. Desde que la Manhattan entrara en funcionamiento, su actividad ha estado rodeada de polémica. Tras el cierre temporal del local por el ayuntamiento, la empresa presentó un Plan Especial para intentar legalizar su situación. El problema radica en que dicho local actuaba como discoteca cuando su licencia es de bar con equipo de música, así que acumula numerosas denuncias por no cumplir con el horario de cierre establecido para su licencia, las 4:30 de la madrugada. En medio de esta situación, se conocía la sentencia que daba la razón a la Federación de Polígonos en el contencioso que tenían con el ayuntamiento por este tema, entonces el concejo local decidió recurrir dicha sentencia. En estos momentos, el ayuntamiento está estudiando las alegaciones que presentaron al Plan Especial, tanto el PP como la Federación de Polígonos. En enero, se tomará una decisión, de momento, la Manhattan lleva cerrada desde el pasado mes de mayo.

Comentarios