Manos Unidas recaudará dinero para ayudar a niños y a mujeres con SIDA en África

Este domingo se celebra la Campaña contra el Hambre de Manos Unidas. Esta ONG ha presentado dos proyectos, que van a ser apoyados por la diócesis de Huesca. Se llevarán a cabo en África, a donde se destinarán los fondos que se recauden. En concreto, en la denominada Campaña nº50, que se va a desarrollar durante 2009, con el lema “Combatir el hambre, proyecto de todos”, uno de los propósitos será la rehabilitación de un edificio de primaria en un complejo escolar en Burkina Fasso, y el otro, acogida y formación de mujeres con VIH en el Centro SICAR, en Costa de Marfil.

El proyecto de Burkina Fasso tiene un presupuesto de algo más de 44.600 euros, y se inserta dentro del plan del Gobierno burkinabé para conseguir un 70% de escolarización en primaria para el año 2015. Se renovará un edificio, en Ouagadoudou, compuesto por 6 aulas, y se procederá al refuerzo superior de los cimientos, para poder construir en el futuro un piso superior con otras seis aulas. El objetivo general es mejorar el acceso a la educación en esta ciudad. Los objetivos específicos, dotar de las estructuras necesarias a un colegio para que los estudiantes de primaria puedan estudiar y asistir a clase en condiciones de seguridad. El número de beneficiarios directos serán los 360 alumnos actuales de primaria.

El proyecto de costa de Marfil, cuenta con un presupuesto de más de 38.800 euros. Se tarta de construir un centro, en un barrio de la ciudad de Abidján, que constará de 15 habitaciones con ducha y baño, un despacho, una cocina y un almacén, además de una sala de recreo y formación. Ello, además del equipamiento del centro. Los objetivos de este proyecto son favorecer la integración socioeconómica de mujeres con VIH a través de la construcción de un centro de acogida en dicho barrio. Al conseguirlo, se habrá luchado contra la marginación femenina, integrando a unas 45 mujeres al año en un clima familiar; se habrá ofrecido a esas mujeres un trabajo productivo para que tengan una cierta autonomía, y que permita además el funcionamiento del centro, y se habrá ofrecido una formación adaptada y apoyo psicológico a estas mujeres rechazadas.

Comentarios