El Huesca pendiente de Roberto y Rubén Castro

Los dos delanteros no entrenaron este miércoles con el resto del equipo por las molestias que tienen por lo que habrá que esperar su evolución de cara al partido del sábado. Todavía hay tiempo y la decisión de que no participen en los entrenamientos es más como precaución que por la gravedad de las lesiones. Incluso es posible que alguno de los dos tenga descanso y es que, como anunció Antonio Calderón, fuera de casa podría plantearse la opción de prescindir de algún delantero y variar el sistema de juego buscando una mayor solidez en la defensa y centro del campo.

El resto están en condiciones y preparando intensamente el choque ante el Eibar donde se intentará sumar ante un rival de la parte baja y que está en una delicada situación. En la sesión de este miércoles llevada a cabo en Tardienta se trabajo la presión y salida rápida del balón. Se espera un partido duro en un campo que no está en muy buen estado y que además lleva una racha de siete jornadas sin ganar con cinco derrotas seguidas.

Su balance en casa en Ipurúa es de tres victorias, cuatro empates y cuatro derrotas. Muchos puntos los que han volado del campo del Eibar por lo que el Huesca intentará hacer valer esa situación para no ir se de vacío. En casa ha marcado 12 goles y ha recibido 10.

El partido del Huesca se considera algo más que una final y aunque su entrenador Carlos Pouso ha sido ratificado se habla de ultimátum para el técnico vasco. El club ha decidido regalar una entrada a cada socio con el objetivo de que haya una gran entrada.

Por cierto que el equipo oscense también contará con seguidores y por la coincidencia de colores se jugará con la camiseta de la Cruz de San Jorge con la que se ganó el único encuentro fuera de casa en Alicante.

Comentarios