Manos Unidas de Monzón actuará en dos proyectos de Burundi y Brasil

La Delegación de Manos Unidas de Monzón presenta el próximo viernes día 13 de febrero su campaña anual, con el lema “Combatir el hambre, proyecto de todos”. Esta campaña la presentarán además con un acto solidario como será una cena simbólica. Manos Unidas celebra este año su 50 aniversario

Esta ONG, con sede en Monzón, pretende así concienciar a la población de la escasez de medios con los que se cuenta en países menos favorecidos, como pueden ser países en África o en América Latina. Mari Paz Soler, integrante del grupo de misiones de la parroquia de Monzón, informó a Radio Huesca Digital de los proyectos en los que se va a implicar este delegación en este año 2009, uno será en Burundi, y otro en Brasil.

Además, para la presentación del próximo día 13, Soler declaró que se va a llevar a cabo un acto solidario, como será una cena, en la que los asistentes pagarán una cantidad de 3 euros, y cenarán una tostada de pan con aceite, una botella de agua y una pieza de fruta. Esto se hace, según Soler, para que la gente se conciencie de lo que es una cena en un país sin desarrollar.

El nacimiento de Manos Unidas se remonta a 1955, con un llamamiento de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOF) ante la situación de pobreza extrema y hambre que sufrían millones de personas en los países del Sur. Tras este llamamiento, la UMOF le declaró la guerra al hambre.

En España, un grupo de mujeres asumieron como factible este reto de la UMOF y realizaron la I Campaña Contra el Hambre. En el cartel de la campaña podía leerse “Campaña mundial contra el hambre”. Al frente de este movimiento estaba Mary Salas, que se convirtió en la primera Presidenta de Manos Unidas.

Su compromiso contra el hambre llevó a este grupo de mujeres a sensibilizar a la sociedad española (lo que más tarde se convertiría en el primer objetivo de Manos Unidas) y a llevar a cabo una pequeña recaudación para financiar unos pocos proyectos (más tarde, este se convertiría en el segundo objetivo de Manos Unidas). Esta primera recaudación se ha ido desarrollando a lo largo de 50 años para financiar proyectos que proporcionen un desarrollo endógeno y para los que la ONG proporciona ayuda material y técnica.

En poco tiempo, la Iglesia acogió a Manos Unidas como la Asociación de la Iglesia que trabaja por el desarrollo de las personas y los pueblos más pobres y alejados de nuestro primer mundo.

Comentarios