Detenida una camarera por presunta estafa en Huesca

La Policía de Huesca detenía a R. M. Y, de 32 años de edad, acusada de un presunto delito de estafa por el uso indebido de una tarjeta de crédito este jueves. La joven trabajaba como camarera de un establecimiento de hostelería del centro de la ciudad y presuntamente se hacía con la tarjeta de crédito de un cliente, llegando a cargar en la cuenta 1.000 euros. La detenida tenía un total de seis requerimientos judiciales por tener pendientes personaciones en procedimientos, la mayoría por estafa. Pero al no tener antecedentes policiales, quedó en libertad con cargos tras comparecer ante el Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia de Huesca.

Funcionarios de la Comisaría comenzaron las gestiones de investigación a raíz de una denuncia presentada en una Comisaría de Palma de Mallorca el pasado día 9 de febrero, por una persona que había pasado unos días en Huesca y había extraviado su tarjeta de crédito desconociendo el lugar exacto. La denunciante no reconocía determinados cargos efectuados en su cuenta, cargos presuntamente fraudulentos, que ascendían a 487 euros algunos de ellos realizados en un local en el que realmente había estado consumiendo.

Al dirigirse los agentes al lugar para contactar con el encargado, y tras las gestiones propias de investigación, comprobaron que uno de los empleados, tenía un total de 6 requerimientos judiciales por tener pendientes personaciones en procedimientos, la mayoría por estafa.

Una vez detenida por la reclamación y trasladada a la Comisaría, a la mujer se le encontró documentación en su poder de otra persona, en concreto un DNI, junto con una libreta de ahorro, a quien dijo conocer por haber estado celebrando un cumpleaños la noche anterior y alegando que la titular del DNI le había pedido que se lo guardara.

Practicadas las primeras gestiones, los agentes pudieron comprobar que la cartilla estaba bloqueada por una presunta alta fraudulenta, ya que la supuesta titular vive y trabaja en Barcelona, y en la cuenta corriente no se han realizado ingresos, si bien la detenida presuntamente había domiciliado 3 pagos de una compañía de telefonía móvil con la que tiene contratados servicios, pagos que ascendían a 1000 euros aproximadamente.

Se continúan las gestiones de investigación para descartar o localizar a más perjudicados.

La detenida, que no tenía antecedentes policiales, quedó en libertad con cargos tras comparecer ante el Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia de Huesca.

Comentarios