Los vecinos de Ontiñena expectantes ante Gran Scala

El salón de actos de Ontiñena se quedaba pequeño para acoger el acto de presentación de Gran Scala. Una decena de promotores de ILD, la corporación municipal, alcaldes de localidades de la Comarca del Bajo Cinca, Cinca Medio y Monegros y cientos de vecinos abarrotaban el local. Por el contrario, no asistía ningún representante del Gobierno de Aragón. ILD dispone, desde el pasado 10 de febrero, de más de 1.000 hectáreas para construir Gran Scala. Sus promotores aseguran que este proyecto creará alrededor de 200.000 empleos. La gente de la localidad mira con optimismo su futuro en torno al macroproyecto, aunque algunos, también, con cierto escepticismo.

A las siete de la tarde comenzaba el acto de presentación, el primero en abrir los discursos era el alcalde de Ontiñena, Angel Torres, quien tenía palabras de agradecimiento para los vecinos y para ILD, pedía, también, al Gobierno de Aragón, hacer un esfuerzo para que este proyecto salga adelante. Se mostraba duro y contundente al hablar de los que intentan poner trabas a Gran Scala, para él, un proyecto que va a mejorar el futuro de la zona y al que el 97% de los vecinos de Ontiñena dijeron que sí.

Acto seguido, subían al escenario distintos representantes de ILD, quienes mostraban su satisfacción y su confianza en la puesta en marcha del macrocomplejo. El parque de ocio contará con una inversión de 17.000 millones de euros y en 2020, fecha en que está previsto que haya completado toda su oferta, creará 65.000 empleos directos y 135.000 indirectos. Para finalizar la presentación se mostraba un video en el que se mostraba lo que será este proyecto, el parque de ocio y entretenimiento más grande de Europa. Contará con diferentes parques temáticos, hoteles y casinos, así como con una variada oferta deportiva y cultural.

Ontiñena cuenta en la actualidad con 600 habitantes, la mayoría acudían expectantes a esta presentación. Unos confían en que Gran Scala generará puestos de trabajo “tan importante en esta época de crisis” y en que servirá para desarrollar económicamente la zona. Otros, sin embargo, se muestran más escépticos y hablan del “sino lo veo, no lo creo”. En general, están conformes con el proyecto “siempre que sea verdad lo prometido”, aunque sino lo fuera “¿por qué nos iban a pagar lo que nos han pagado?”. ILD ha pagado el 4% a cada propietario, tiene dos años para completar el pago, sino lo hace, las tierras seguirán en manos de los vecinos.

Comentarios