Cosas Universitarias

Luis Laiglesia

Ha caído en mis manos un escrito que data del año 1829 en el que el Claustro de la Universidad de Huesca, que así se llamaba entonces, solicita al rey, Fernando VII que no permita la desaparición de la Universidad en la ciudad, escrito que no debió surtir efecto en semejante infausta cabeza real, ya que poco después, en 1845, el gobierno disuelve la Universidad Oscense.

No es que estemos en la misma situación en la actualidad, pero sí que nuestro predicamento en algunos foros sigue siendo más bien poco.

El último Consejo de Gobierno de al Universidad en el que se ha decidido el Mapa de Titulaciones para los cuatro campus aragoneses ha sido un serio revés para Huesca, en especial para determinados centros.

Desde el Ayuntamiento se hace un análisis positivo de este reordenamiento que es difícil de compartir, sobre todo después de conocer le sentimiento existente en el seno del campus de Huesca.

No admite discusión que ayer se impartían 16 especialidades en Huesca y en el futuro, en el mejor de los casos, se impartirán 13.

Pero, además, alguna de esas especialidades está condicionada. Condicionada está la implantación Administración y Dirección de Empresas, en realidad una delegación del grado aprobado en Zaragoza, y con un decalaje de un año respecto a la puesta en marcha de la carrera en el campus maño. Condicionada está también la puesta en marcha de Podología a que exista un presupuestos específico.

Lo de medicina, ya veremos si se completan los estudios, y Humanidades es eliminada de un plumazo sin que haya recambio alguno.

Desde luego, no es como para tirar cohetes la situación del campus de Huesca, en especial la de la Facultada de Ciencias Humanas y de la Educación, por lo que no es entendible la satisfacción mostrada por el Alcalde tras la reunión del Consejo de Gobierno Universitario.

Da la impresión de que el Ayuntamiento no ha entendido que estamos en un momento crucial para el futuro del proyecto universitario en Aragón y lo que no se consiga ahora será difícil que llegue en otro momento.

Parece también que la ciudad no ha sabido jugar sus bazas y exigir a la Universidad que le pague con la misma moneda que le ha pagado el consistorio. Porque Huesca ha hecho un enorme esfuerzo por mejorar el entorno del campus, e incluso ha comprado edificios como el Seminario y ha construido todo un parking pensando en la Universidad, sin embargo ese esfuerzo no ha sido recompensado, ni con mucho por la otra parte.

Comentarios