El 62% de los beneficiarios de programas de fomento del empleo impulsados por el INAEM son mujeres

El Programa de Fomento del Empleo Autónomo, el de Fomento de la Contratación Estable y de Calidad y el del Fomento del Empleo en Cooperativas y Sociedades Laborales son los tres programas de fomento de empleo impulsados por el Instituto Aragonés de Empleo en los que se da una mayor participación del colectivo femenino. Desde 2004 hasta el año 2008, el INAEM ha destinado a estas iniciativas un total de 22,5 millones de euros, de los que se han beneficiado -ya sea de forma directa o indirecta- un total de 6.523 mujeres. Ello supone el 62% del total de beneficiarios. Estos porcentajes, sin embargo, son incluso superiores en el caso de los programas de Fomento del Empleo Autónomo, en el que las mujeres se beneficiaron del 72% de las subvenciones, o el de Fomento de la Contratación Estable y de Calidad, en el que el colectivo femenino acapara el 69% del total de ayudas.

 

El papel de la mujer en el mercado de trabajo aragonés ha experimentado un importante avance en los últimos años. Así las cosas, su presencia en el mismo al término de 2008 se cifra en 258.600 mujeres ocupadas en Aragón, mientras que a finales de 1999 tan sólo eran 161.400 las que trabajaban. En los últimos nueve años, por tanto, se han incorporado 97.200 féminas al mundo laboral. Esto implica que el peso de las mujeres en el total de la población ocupada ha pasado en este tiempo de un 34% a un 43%, lo que supone un incremento de nueve puntos porcentuales.

 

En línea con estos datos, la tasa de empleo femenina presenta una clara y continua progresión en el tiempo. En Aragón, al término de 1999, trabajaban el 31,18% de las mujeres de 16 años o más En la actualidad esta proporción asciende a un 46,15%, superando incluso el dato nacional, que se mantiene en un 43,6%. A pesar de este importante avance, aún no se ha alcanzado la tasa de empleo masculina, que en Aragón se sitúa en el 61,71%.

 

Por lo que respecta a la tasa de actividad femenina, también ha crecido en los últimos años a mayor ritmo que la masculina y, a día de hoy, en nuestra Comunidad la diferencia entre ambos géneros se ha recortado a 14,41 puntos porcentuales (50,93% ellas y 68,34% ellos), mientras que hace nueve años era de 28,62 puntos porcentuales (36,14 y 64,76%, respectivamente).

 

Siguiendo con esta evolución positiva del empleo femenino, la tasa de paro también ofrece buenos resultados para las mujeres. Con el último dato disponible se observa, por primera vez, una tasa de paro femenina inferior a la masculina (9,38% frente a 9,71%). Esta circunstancia se debe a que las mujeres han resistido los últimos meses en sus puestos de trabajo mucho mejor que los hombres. El análisis del paro registrado por género durante 2008 así lo manifiesta, ya que durante todo el segundo semestre el desempleo ha crecido a mayor ritmo entre los varones, debido en parte a que las actividades más afectadas han sido las tradicionalmente consideradas masculinas (construcción e industria).

 

Comentarios