El PAR de la Ribagorza urge al acondicionamiento integral de la N-260 en el tramo Campo-Castejón de Sos

El Comité comarcal de la Ribagorza del Partido Aragonés (PAR) ha adoptado en su reunión, el acuerdo de promover iniciativas en los ayuntamientos de la zona, "instando a que se otorgue carácter de urgencia y se aplique cuantas alternativas legales, administrativas, de gestión y de decisión política sean precisas, al objeto de agilizar al máximo el inicio y culminación de las obras de acondicionamiento en el tramo de la N-260 entre Campo y el Congosto de Ventamillo, así como especialmente impulsar sin demora alguna, las decisiones imprescindibles para implementar la solución integral definitiva del tramo del citado congosto, que permita dotar a dicha carretera en el plazo más breve posible, de características acordes con el tráfico que recibe".

Según el Comité comarcal ribagorzano del PAR, "el déficit de infraestructuras de transporte en la comarca de la Ribagorza ha supuesto un constante lastre para las iniciativas y las posibilidades de desarrollo y bienestar de esta zona, y ha sido muy lentamente afrontado y sólo de manera parcial. Este déficit se mantiene justamente cuando el incremento de las necesidades de movilidad por efecto de la pujanza del sector turístico, que ha compensado relativamente el declive de los medios de vida tradicionales, ha añadido nuevas y lógicas exigencias para las características técnicas de dichas infraestructuras, que deben ser necesariamente utilizadas por los miles de visitantes que acuden a estas poblaciones".

El PAR señala "que el principal trazado -el eje de Ésera- que debe dar servicio a miles de ribagorzanos, ha sido mejorado en muchas zonas, aunque con carácter provisional, pero precisamente sigue pendiente su parte de la N-260, -bajo competencia del Estado y Red de Interés General- el tramo más sinuoso, estrecho y por ende, peligroso y problemático para un tráfico siquiera normal y razonablemente seguro".

"Por otro lado, en la actualidad se avanza en la progresiva transformación en autovía A-14 del itinerario de la N-230, en la Ribagorza oriental, que será completado por la adecuación como carretera en la parte Norte, donde además se ubicará el acceso a la futura expansión turística del espacio en torno a Castanesa. Hay que celebrar esa modernización, pero esta comarca, sin olvidar el recorrido por Fadas y Espina, requiere especialmente como condición de futuro y de desarrollo equilibrado que los ejes del Esera y de la A-14 se constituyan en alternativas complementarias".

Sin embargo, según el PAR de Ribagorza, "no podrá ser así mientras siguen pendientes de culminar numerosos compromisos y anuncios de intervención en el tramo Campo-Castejón de Sos. En fechas recientes, el Ministerio de Fomento adoptó la decisión de separarlo en tres partes (además de la travesía de Campo) y con ese esquema licitó y adjudicó las obras de adecuación de la zona entre Castejón y en Congosto de Ventamillo, y así mismo, ha adjudicado hace unos meses la redacción del proyecto entre Campo y el congosto. Se trata indudablemente de avances estimables, si bien restan las decisiones esenciales y la financiación (largamente plurianual según los Presupuestos del Estado) de la parte más prolongada de las ya impulsadas, en el entorno de Seira, que presenta notables dificultades al tránsito. Al tiempo, resulta trascendental y negativo que haya sido aplazada cualquier determinación concreta respecto al Congosto de Ventamillo, de forma que la perspectiva para próximos años será la persistencia de una carretera decimonónica durante varios kilómetros, incapaz para el cruce de dos vehículos pesados e incluso de turismos, con innumerables riesgos también derivados de desprendimientos, que impedirá la efectiva solvencia del eje. La mejora completa de esta infraestructura no admite más retrasos por su importancia ya que compromete, como así han manifestado reiteradamente los vecinos y agentes sociales y económicos de la Ribagorza, el porvenir de esta zona".

Comentarios