El viento se “coló” en la Tractorada de Piracés

Numerosos visitantes pasaron la tarde del sábado por Piracés para visitar la exhibición de tractores históricos Ebro y dejarse sorprender con la creatividad de los ‘Tractores Mutantes’, actividad de Cosecha de Invierno, de la Comarca de la Hoya, aunque el viento racheado condicionó el desarrollo de algunos de los actos programados, empezando por la performance preparada para ser disfrutada desde el tozal de la ermita de la Corona. La inclemencia del tiempo dejó una tarde desapacible y afectó al material de la intervención artística que, pese a los imponderables, fue desarrollada en dos ocasiones por las artistas que se adaptaron a las circunstancias y modificaron su desarrollo.

La animación se trasladó a las calles de Piracés donde las nueve propuestas artísticas despertaban la curiosidad de los visitantes, que realizaban el circuito completo desde la crisálida (un tractor envuelto en celofán) al pulpo rosa, pasando por el tractor cubierto de productos de pastelería o la composición en forja sobre un tractor Ebro.

Algunas de las piezas se vieron afectadas por las intensas ráfagas, aunque no perdieron su atractivo gracias a la pericia de los creadores y de las singulares ubicaciones dadas a cada uno de los tractores.

Los graffiteros completaron su obra en uno de los muros de la localidad mientras sonaba la música pinchada por Kikeman desde el tractor de la Comarca, un singular pulpo rosa.

Por la noche, la cena popular a base de fideuá, calentó los estómagos en una noche fría que se calentó con el concierto de Moriarty y Calaña y la continuación de los Impekables. Ambas formaciones hicieron las delicias de un público entregado que llenaba el local y que concluía la fiesta, pasadas las dos de la mañana.

Comentarios