El proyecto solidario "Bubisher" llega a Huesca

Del 4 al 11 de abril un grupo de cinco personas de Huesca van a sumarse al proyecto Bubisher y quieren aprovechar la ocasión para aumentar los fondos del bibliobús, llevar material escolar y colaborar a sufragar su mantenimiento. Por eso han decidido poner en marcha una campaña para recaudar fondos. Esta campaña se iniciará el 9 de marzo de 2009 a las 20h en el Centro Cultural Matadero con un acto en el que el escritor Gonzalo Moure, uno de los impulsores del Bubisher, comentará los detalles de esta iniciativa.

Desde ese día y hasta el 25 de marzo animan desde la organización a que los centros educativos de la ciudad se sumen a esta recogida de dinero por los medios que crean oportunos (circular al alumnado, rincón con carteles explicativos y “hucha”, entrar en la página web con los alumnos, etc.).

El número de cuenta para ingresar el dinero que se obtenga es el de la Asociación El Puente-Lo Pont, de Fraga, especificando “Proyecto Bubisher”

IBERCAJA: 2085-2256-60-0330134786

PROYECTO BUBISHER

El Proyecto nació en el Colegio San Narciso, en Marín, Pontevedra. Sus alumnos, que ya habían colaborado con los refugiados saharauis comprando un cargamento de audífonos para los niños de los campamentos, tuvieron la idea de hacer llegar a sus escuelas libros de lectura. Cuando "Escritores por el Sáhara" les habló de la dificultad de su traslado hasta allí, los alumnos pensaron en un bibliobús. Aparentemente ingenua, la idea resultó magnífica, y empezó a transformarse en realidad, de la mano de la citada asociación de escritores. Como también haría falta dinero, los alumnos del San Narciso decidieron recaudarlo, a razón de 30 céntimos de euro a la semana de sus propios gastos. Con ese dinero, unos 3.000 euros al año, se pretende sufragar los gastos de personal saharaui y el mantenimiento del bibliobús. Algo en lo que colaboran ayuntamientos como el de Fraga, Huesca, y asociaciones como El Puente, de la misma localidad.

El Bubisher ya está en los campamentos saharauis desde finales de noviembre y funciona con la colaboración de voluntarios y voluntarias que se desplazan hasta allí para leer estos libros a los niños y niñas.

Comentarios