Una publicación farmacéutica premia al Departamento de Salud y Consumo del GA por su colaboración con el colectivo

La consejera de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, recoge la tarde del lunes en Madrid el premio con el que Correo Farmacéutico ha distinguido al Departamento de Salud y Consumo por su colaboración con los tres colegios de farmacéuticos de Aragón. Esta cooperación se hace visible con actuaciones como el acuerdo al que llegaron el departamento de Salud y Consumo y el colectivo farmacéutico para mejorar los servicios que se prestan a los ciudadanos desde las oficinas de farmacia. Ejemplos de esta colaboración son la rápida incorporación de avances tecnológicos, como el visado electrónico o la receta electrónica. En este momento, el 80% de los visados de recetas en Aragón se realiza a través del visado electrónico en oficinas de farmacia, mientras que la receta electrónica está en fase de pilotaje en la ciudad de Teruel.

También se ha dado un nuevo impulso a la calidad en la prescripción y la dispensación de recetas, y a la equidad en el acceso a los fármacos por parte de determinados colectivos de usuarios, con medidas como la aportación reducida aplicable a fórmulas magistrales o los pacientes que están afectados por hipercolesterolemia. El convenio expresa además la voluntad de mejorar la atención farmacéutica que reciben los usuarios domiciliados en residencias sociosanitarias, con la posibilidad de la dispensación de fármacos en las entidades que tengan más de cincuenta residentes.

El convenio que tienen ambos colectivos desde junio de 2008 establece una agenda permanente de acciones conjuntas en materia de promoción de la salud, difusión de hábitos saludables, educación sanitaria y prevención de la enfermedad como son programas de deshabituación tabáquica, prevención solar, prevención de embarazos no deseados y de enfermedades de transmisión sexual y VIH-SIDA, educación nutricional, prevención de los efectos de las temperaturas extremas, prevención y control de legionelosis, el uso racional de medicamentos, la detección precoz de determinadas enfermedades (como diabetes, hipertensión y obesidad), y otros programas específicos dirigidos a grupos de población concretos (celiacos, enfermos renales&).

Dicho convenio también busca garantizar el acceso a los medicamentos, fomentar la farmacovigilancia, sobre todo potenciando la notificación de reacciones adversas a medicamentos, y mantener una fluida comunicación.

Comentarios