Comienzan las negociaciones en la empresa barbastrense Brilén

Este miércoles inician las negociaciones el comité de los trabajadores y los representantes de la empresa después de la decisión que comunicó la dirección de cerrar la planta de “urdido y encolado”, dedicada al textil, y de presentar en el mes de agosto un expediente de regulación de empleo temporal en la planta-1 de polimerización. El cierre de la planta de “urdido y encolado” afectará a veinticinco empleados, entre personal directo e indirecto, mientras que el ERE temporal se aplicará a treinta trabajadores. El objetivo es reducir el número de despidos, según señala Gregorio Coll, presidente del comité de empresa.

La empresa trasladaba al comité que “los motivos de esta decisión son objetivos y económicos”. Es posible que una parte de los trabajadores afectados puedan ser recolocados en una nueva línea en la sección de “hilos técnicos” que podría minimizar el cierre de la sección aunque se desconoce el número de empleados que podrían incorporarse.

El presidente del comité de empresa destaca que han comunicado el cierre de “urdido y encolado” y confirma que esta previsto un expediente de regulación de empleo en la planta-1 de polimerización que comenzará en el mes de agosto y afectará a treinta trabajadores.

CRISIS EN EL 2006

No es la primera vez que esta empresa que comenzó su actividad en el año 1978 en el polígono industrial de Barbastro atraviesa una situación complicada. En el año 2006 cerró las secciones de “Hilado y Estirado” de la planta de filamento. Aquella medida afectó a cuarenta y cinco puestos fijos de los cuales dieciocho fueron prejubilaciones y veintisiete dejaron la empresa mediante bajas obligatorias y voluntarias. En Brilén, que pertenece al grupo SAMCA, desarrollan su actividad más de doscientos ochenta trabajadores mientras que en Novapet, empresa dependiente de Brilén, trabajan más de treinta empleados.

Comentarios