UGT reclama modificaciones que posibiliten que el alumnado supere con éxito el bachillerato

La Federación de Enseñanza de UGT Aragón considera que la sentencia del Supremo supone un freno a la posibilidad recogida en el Real Decreto de Bachillerato para que los alumnos puedan cursar estos estudios a dos velocidades (en dos o tres años) según sus ritmos de aprendizaje.

Esta medida, que históricamente ha reivindicado FETE-UGT, posibilitaría una estructura más flexible adaptada a los distintos intereses de los estudiantes. Parte del alumnado que actualmente abandona sus estudios podría alcanzar los objetivos de esta etapa mediante una ordenación académica más adecuada a sus características y circunstancias personales.

En Europa el porcentaje de alumnos entre 18 y 24 años con estudios que sólo alcanzan hasta la ESO o incluso niveles inferiores continúa estando en un nivel muy elevado, de ahí, que la propia Unión Europea se marcase como objetivo para el año 2010, reducir ese porcentaje y dejarlo en el 10%. España está todavía muy lejos de alcanzar esa cifra.

Estudios prospectivos han demostrado que esta oferta podría realizarse en los centros de forma generalizada y que además tendría el valor de ser una decisión individual (repetir todo el curso o acogerse a esta vía) lo cual también nos parece positivo. Sería una forma de proporcionar distintas opciones para atender a esa diversidad cada vez más extendida en los centros educativos.

FETE UGT Aragón, aunque es consciente de los problemas organizativos que una medida como ésta plantea a los centros, cree que es labor de la Administración solucionarla a través de recursos y materiales y ve con preocupación que se puedan anteponer dichas circunstancias al interés del alumno y del sistema. Por ello, y primando el proceso de aprendizaje del alumnado, seguiremos planteando a la comunidad educativa y a las administraciones los cambios legislativos para que un bachillerato de tres años sea posible. Desde el inicio del debate de la LOE, FETE UGT manifestó su preocupación por un modelo de Bachillerato con contenidos comprimidos en dos cursos, que suponen una dificultad para muchos alumnos a los que flexibilizándoles el diseño (no olvidemos que la permanencia en la etapa tiene un límite de 4 años) se les haría la titulación accesible y se evitaría su abandono del sistema.

Comentarios