El Ayuntamiento incide en la importancia de cerramiento de ventanas y huecos para controlar la población de palomas en Monzón

El alcalde, Fernando Heras, firmó dos Decretos, uno en septiembre y otro en enero, en los que se requería a una veintena propietarios de inmuebles del casco antiguo “el mantenimiento de las viviendas o locales en las debidas condiciones de seguridad y salubridad”, y ello en base al artículo nº 184 de la Ley Urbanística de Aragón que obliga a los dueños de edificios, terrenos, solares y urbanizaciones a conservarlos “en las adecuadas condiciones de seguridad, salubridad, ornato y calidad ambiental, cultural y artística”.

Ambos Decretos se dictaron en el contexto de la campaña continuada de control de la población de palomas puesta en marcha por el Ayuntamiento a finales de 2004, por lo que todos los requerimientos demandaban obras de cerramiento de ventanas o huecos para evitar el anidamiento de esas aves, y también la instalación de mallas o elementos disuasorios que impidan su presencia (para frenar la suciedad de las fachadas y la vía pública).

Los propietarios, en general, han respondido a la exigencia municipal. No obstante, quedan varios expedientes pendientes. En este sentido, el equipo de gobierno recuerda que una vez transcurridos los plazos de requerimiento, prórroga, inicio de orden de ejecución y ejecución subsidiaria, el Ayuntamiento, con la correspondiente autorización judicial, realiza las obras necesarias, cuyo coste repercute luego al particular.

Por otro lado, el área de Medio Ambiente anima a los vecinos a informar de las ventanas y oquedades frecuentadas por palomas que se encuentran en los patios de luces y traseras de edificios que no son visibles desde la calle. El objetivo es el mismo: tomar las medidas oportunas para que no aniden.

Entre finales de 2004 y diciembre de 2008 se han capturado 9.346 ejemplares. Desde el primer momento se solicitó a los ciudadanos -particularmente a los del casco antiguo- que pusieran impedimentos al anidamiento de estas aves en falsas y trasteros de las azoteas. En la actualidad, las tres grandes jaulas de captura se encuentran en el edificio del CPR (plaza de Santa María), el Centro Cívico y un inmueble de la avenida del Pilar, y otra de menor tamaño en la plaza de San Juan.

Comentarios