La industria alimentaria aragonesa generó 326 puestos de trabajo en 2008

El consejero de Agricultura y Alimentación del Gobierno de Aragón, Gonzalo Arguilé, y el director general de Fomento Agroalimentario, Pedro Orduna, han presentado, en el marco de Qualimen, el balance de 2008 del Programa de Apoyo a las Industrias Alimentarias. La industria agroalimentaria aragonesa invirtió en 2008 un total de 179 millones de euros en crear nuevas empresas o mejorar y ampliar sus instalaciones. Estas inversiones permitieron crear 326 puestos de trabajo en la comunidad autónoma, unos datos que reflejan que la industria alimentaria mantiene su dinamismo y su apuesta por seguir creciendo en Aragón.

 

La inversión en la provincia de Huesca alcanzó los 72,4 millones de euros en 36 proyectos, que recibieron una ayuda pública de 15,6 millones de euros. Por sectores, frutas y hortalizas lideran la inversión, el 28,2% del total, seguido del sector de piensos (25,47%) y cereales (23,2%).

La inversión de las industrias agroalimentarias ha ido destinada a ampliar y modernizar instalaciones o a crear nuevas empresas. El Departamento de Agricultura y Alimentación del Gobierno de Aragón ha subvencionado en el último año 98 proyectos, que han contado con una ayuda de 32,7 millones de euros a través del Programa de Industrias contemplado en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2007-2013 de la Unión Europea.

 

Esta línea de apoyo ha posibilitado incentivar la instalación de 22 nuevos proyectos empresariales, con una inversión de 93,4 millones de euros. Los otros 76 proyectos subvencionados por el Gobierno de Aragón son ampliaciones, modernizaciones y perfeccionamiento de otras agroindustrias ya radicadas en el territorio aragonés, con una inversión de 85,6 millones de euros.

 

El consejero de Agricultura y Alimentación ha afirmado que el ritmo de ejecución del programa “es muy positivo, incluso se sitúa por encima de las previsiones”. En su opinión, y una vez que sectores como el vinícola está alcanzando el techo de inversiones en nuevas bodegas, la apuesta “debe centrarse ahora en actividades como cereales, cárnico, frutas y hortalizas, ovoproductos o harinas donde tenemos un espacio muy importante para industrializar y un potencial de crecimiento”.

Los sectores agroindustriales que pueden recibir ayudas son: frutas y hortalizas frescas y transformadas (incluido patatas, flores y plantas de vivero), frutos secos, huevos y aves de corral, leche y productos lácteos, cárnicos, cereales y arroz, oleaginosas y aceite de oliva virgen, vino y alcoholes, alimentación animal y forrajes, semillas, pastas alimenticias y panadería, pastelería, bollería y repostería, turrones y productos de chocolatería, y varios (apicultura, centros de clasificación de ovino y plantas bioenergéticas).

Comentarios