La sentencia del juicio por el asesinato del compañero de piso de Monzón se hará pública la próxima semana

Tras el fallo del Jurado Popular en el que sólo se apreciaba la atenuante de confesión voluntaria, el Juez de la Audiencia Provincial, que preside la vista contra José María Guerreo por el asesinato de su compañero de piso Rosendo Hernández en Monzón, no hará publica su pena hasta la próxima semana. Al mantenerse la acusación de asesinato la pena podría aproximarse a la petición del fiscal de 17 años o la de la acusación particular de 19. Mientras que la defensa en su alegato final, tras conocer el veredicto de culpabilidad del Jurado, apela a la calificación de homicidio que establece en tres años y medio la pena mínima.

Las posturas de las partes no han variado en la última jornada del juicio antes que el Juez establezca la pena. Es decir el fiscal califica los hechos de asesinato pero ha aceptado la atenuante de confesión voluntaria presentada por la defensa por lo que reduce la petición de pena de prisión a 17 años, no así la acusación particular, que aunque ha rebajado su solicitud, pide 19 años de prisión y una indemnización de 246.412 euros para los cuatros hijos del fallecido Rosendo Hernández. Por su parte, el abogado de la defensa Javier Campo pedía la absolución de su cliente, y cambiaba la definición de homicidio por lesiones dolosas en concurso de homicidio imprudente, ahora intentará que la calificación final sea de homicidio para que la pena sea menor.

Cabe recordar que los hechos ocurrieron el 2 de junio de 2007, cuando el acusado golpeó con una botella a su compañero de piso y trabajo cuando estaba durmiendo, ocasionándole la muerte. Ambos habían discutido antes y, al parecer tenían problemas de convivencia domésticos y laborales. Ambos trabajaban para una empresa de la construcción y llevaban pocas semanas en Monzón.

Comentarios