Condenado a 15 años por el asesinato de su compañero de piso en Monzón

20021004audiencia procvincial.jpg

El Juez de la Audiencia Provincial de Huesca, José Tomás Castillo, ha condenado a José María Guerrero a quince años de prisión por el asesinato de su compañero de piso Rosendo Hernández el día 2 de junio de 2007, así como al pago de la indemnización a las cuatro hijas del fallecido, en concepto de responsabilidad civil, de 67.925 euros para cada una de ellas. Asimismo la sentencia prohibe al condenado a aproximarse a la persona, domicilio o lugar de trabajo de la hermana y las hijas de la víctima por el tiempo de veinte años. El Juez siguiendo el veredicto del Jurado popular sólo ha tenido en cuenta la atenuante de confesión voluntaria. Contra esta sentencia cabe recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón.

La sentencia considera hechos probados que una vez que en la noche del uno al dos de junio ambos habían bebido muchas cervezas y que una vez el fallecido se fue a casa, Josá María Guerrero continúo bebiendo. Asimismo, que pese a las cervezas que había ingerido esa noche, el fallo considera probado que no tenía afectada su capacidad de comprender la ilicitud de su conducta y actuar conforme a esa comprensión. Además, se establece en la desaparición de unas monedas en el domicilio que ambos compartían como el origen de las desavenencias, así como que el fallecido había amenazado al acusado. El fallo, también, considera probado que en el momento de asestarle en la cabeza los botellazos, Rosendo estaba dormido.

El Jurado popular se pronunciaba el pasado jueves apreciando el único atenuante de confesión voluntaria y manteniendo en asesinato la tipificación del delito frente a la defensa que abogaba por homicidio. El fiscal había solicitado 17 años, mientras que el fiscal pedía19 años . 15 años es la pena mínima por asesinato. El condenado llevaba en prisión desde junio de 2007 por lo que ha cumplido cerca de dos años.

Cabe recordar que los hechos ocurrieron el 2 de junio de 2007, cuando el acusado golpeó con una botella a su compañero de piso y trabajo cuando estaba durmiendo, ocasionándole la muerte. Ambos habían discutido antes y tenían problemas de convivencia domésticos y laborales. Ambos trabajaban para una empresa de la construcción y llevaban pocas semanas en Monzón.

Comentarios