Se prorroga en Robres la exposición “Huellas y Voces”

El notable interés mostrado por el público -particulares, grupos de estudiantes, colectivos sociales, etc.- en la exposición “Huellas y voces” ha determinado a la Comarca de Los Monegros, titular del Centro de Interpretación, Documentación y Estudios de la Guerra Civil ubicado en Robres, a prorrogar la muestra fotográfica hasta el próximo 3 de mayo.

Igualmente, se pueden visitar las salas dedicadas a la exhibición de materiales originales vinculados con la contienda, que han sido cedidos para la ocasión por coleccionistas particulares: fotografías, prensa, libros, emblemas, documentos, papel moneda, objetos de uso personal, cédulas y carnés, panfletos, carteles, armamento, etc. El centro mantiene, asimismo, el programa de exhibición de documentales históricos provenientes de la Filmoteca Española, archivo de la CNT o el Partido Comunista, así como vídeos de elaboración propia.

El nuevo horario de visitas del Centro es fines de semana de 12 a 14 horas y de 16.30 a 18.30 horas. Del 1 de julio al 15 de septiembre la apertura por la tarde se amplia dos horas hasta las 20.30 horas. Existe la posibilidad de concertar otros posibles horarios para grupos (mínimo 10 personas). Estas visitas se deben reservar previamente en los citados horarios, en el teléfono 974 39 22 33.

La exposición fotográfica titulada “Huellas y voces de la guerra”, cuyo autor es Pedro Pérez Esteban, se enmarca en el programa “Amarga Memoria” que promueve la Consejería de Educación y Cultura del Gobierno de Aragón, en el ámbito de dicho proyecto de recuperación de la historia reciente de Aragón. El fotógrafo Pedro Pérez Esteban, ha intervenido en la parte gráfica del inventario aragonés de vestigios de la contienda civil, de manera que conoce los restos de trincheras, posiciones, búnkeres, refugios, casamatas y cualesquiera otros elementos del patrimonio relacionado con la Guerra Civil. Pedro Pérez ha seleccionado medio centenar de lugares en los que ha retratado los elementos bélicos para componer una exposición organizada en torno a cuatro ejes temáticos: cielo, tierra, interior y trazos (objetos, grafitos, huellas…).

El fotógrafo ha sabido captar el interior de una trinchera o en la oscuridad de un refugio, los ecos de la guerra, el fragor del combate o el aliento del miedo. En esta exposición no está presente el profesional del catálogo, sino el paisajista, el artista que con mirada casi poética se acerca a dialogar con los materiales. Este acercamiento va de lo general, el cielo, a lo particular, los trazos, los elementos mínimos, pasando por la tierra y los interiores.

El artista capta en las imágenes el temblor que produce el rugido de la aviación y el estremecimiento de las bomba, pero también otea el horizonte desde la soledad de una garita. Pedro Pérez cuenta con una larga trayectoria profesional y eso está bien presente en la traslación al papel fotográfico de conceptos tan abstractos como la memoria, pero tan concretos como una aspillera por la que disparar o un grafito pintado en 1936 en una pared que todavía nos habla en 2009. La muestra fotográfica se complementa con textos de Giménez Corbatón.

Comentarios