Comienza la campaña de riego más cara de la historia

200312063 riego.jpg

Desde UAGA siempre se ha alertado del potencial peligro que suponía la eliminación de la tarifa regulada y se ha defendido que ante un escenario de liberalización del mercado eléctrico, los intereses de los agricultores pasan por negociar un acuerdo a largo plazo del sector agrario en su conjunto con las empresas distribuidoras de electricidad que permita mantener un coste razonable del suministro eléctrico.

 

No se debe olvidar que las comunidades de regantes son consumidores de energía eléctrica fuera de las temporadas de más demanda, produciéndose esta en los meses de invierno a primavera, ya que como es obvio el agua para riego se eleva mediante electricidad durante los meses de junio, julio y agosto, principalmente, meses de muchas horas de luz solar y poco consumo por el resto de usuarios de la red eléctrica.

 

Desde el 1 de julio de 2008, por Orden del Ministerio de Industria, desaparecen todas las tarifas reguladas, pasando todos los suministros obligatoriamente al mercado libre, debiendo las comunidades de regantes negociar con las comercializadoras los contratos que más se adecuen a sus necesidades y a las que ofrezcan unas condiciones más ventajosas a sus intereses.

 

Para los suministros de menos de 450 Kw., se contrata en tres períodos tanto para potencia como para consumo eléctrico. Para los suministros superiores a 450 Kws., se deberá contratar en seis períodos tanto para la potencia como para el consumo de electricidad, siendo el más costoso el P1, y el más barato el P6, haciéndose por parte del Gobierno una distribución de todos los días y meses del año en estos seis períodos.

 

Es importante destacar que además del fuerte incremento experimentado en los precios del Kw. consumido, también se han modificado los tramos horarios y de los meses en los que se aplican los nuevos períodos horarios de potencia, aplicándose el P.1 y P2, entre otros, durante la segunda quincena del mes de junio y todo el mes de julio: períodos que son los más costosos y gravosos y que antes solamente se aplicaban durante los meses de invierno, época en la que no se utiliza la electricidad por parte de las comunidades de regantes, ya que no se riega en estos meses o si se riega se utiliza la electricidad por las noches que son P6 (el más económico).

 

Por tomar un ejemplo en la C.G de Riegos del Alto Aragón, las previsiones iniciales, a expensas de los acuerdos que se adopten en las actuales negociaciones que se están celebrando con las comercializadoras por las comunidades de base, auguran una subida aproximada sobre el 29,50 % en el precio del vale de riego para 1.000 m3 sobre la campaña de 2008, y más de un 39,00 % respecto a campañas 2007 y anteriores.

 

Desde UAGA se quiere resaltar que este sobrecoste repercute específicamente sobre aquellos agricultores que utilizan la energía eléctrica para regar sus cultivos, después de haber realizado en muchos casos cuantiosas inversiones en modernizaciones de regadíos y electrificación agraria, sin posibilidad real de repercutir, como otros sectores, el aumento de los costes en el precio final de nuestros productos.

 

Asimismo UAGA exige Contratos de temporada que se adapten a las necesidades del sector agrario, dado que la campaña de riegos dura unos pocos meses al año. Estos contratos deben establecerse con condiciones flexibles y bajas penalizaciones para que puedan convertirse en una alternativa real para muchos regantes.

 

UAGA también reclama la mejora de la fiscalidad de la energía eléctrica: en cuanto a los impuestos especiales, ya que la normativa comunitaria (Directiva 2003/96/CE del Consejo, de 27 de octubre de 2003, por la que se reestructura el marco comunitario de imposición de los productos energéticos y de la electricidad) permite que los EE.MM. apliquen un tipo impositivo cero a los productos energéticos y la electricidad utilizados en labores agrarias, hortícolas, piscícolas y en silvicultura (actualmente se aplica el 4,864% * 1,05113, sin que el tipo pueda ser inferior a 0,5 €/MWh). En cuanto al IVA, se trataría de aplicar el tipo reducido (7%) a la tarifa eléctrica de agua para riego agrícola, tal como se establece para las aguas y ya han aplicado algunos Estados Miembros como es el caso de Italia.

Comentarios