La prevención y el control son fundamentales para la reducción de los casos de tuberculosis

La tuberculosis es una enfermedad que está controlada en los países desarrollados, aunque a nivel mundial continúa siendo un importante problema de salud pública. En este sentido, la tuberculosis muestra una de las más fuertes y persistentes relaciones entre mortalidad y condiciones socioeconómicas y de vida. Vivienda, estado nutricional, hacinamiento y condiciones laborales, entre otras variables, contribuyen de manera decisiva a la morbimortalidad por esta enfermedad. En nuestro país, la tuberculosis tiene una escasa letalidad. El 80% de los casos se concentra en 22 países.

 

Por todo ello, es fundamental la prevención y el control de esta enfermedad para la reducción del número de casos; es muy importante la labor de información general sobre la población, para facilitar un diagnóstico precoz. En este sentido, el Día Mundial de la Tuberculosis, que se celebra mañana martes, sirve para generar un mayor nivel de conciencia respecto a esta epidemia mundial y a los esfuerzos para acabar con esta enfermedad.

 

Igualmente, es importante la valoración de estudios periódicos sobre su incidencia y el aislamiento de bacilíferos. También debe continuar la labor investigadora sobre vacunas eficaces. Una vez detectado el caso, es prioritaria su notificación y el correcto tratamiento, además de estudiar los posibles contactos que puedan haber tenido lugar.

 

La incidencia de la tuberculosis a nivel mundial es de 8 a 10 millones de casos al año, aunque casi 2.000 millones albergan el bacilo (un tercio de la población mundial). Esta enfermedad causa 1,6 millones de muertes al año en todo el mundo. Por lo que respecta a los países de la Unión Europea, se detectan 88.000 casos nuevos cada año, con una incidencia desigual entre el Este y el Oeste del continente. En España, la tasa de casos declarados se sitúa en 15 casos por 100.000 habitantes; en Aragón, esta tasa está en torno a 20 casos por cada 100.000 habitantes.

 

En España, esta enfermedad es más frecuente en los hombres (que suponen un 70% de los casos), y afecta en general a personas con edades comprendidas entre los 25 y los 39 años. Un 20% de los afectados por el virus del SIDA la padecen, aunque esta cifra está experimentando en los últimos años una clara disminución.

 

A nivel mundial, se está progresando contra la tuberculosis. En 2005, el índice de nuevos casos de esta enfermedad en todo el mundo se niveló por primera vez desde que la Organización Mundial de la Salud comenzó a recopilar datos sobre la misma. Y, además, desde el año 2000, la tasa de detección de la tuberculosis se ha duplicado, siendo ésta uno de los aspectos más importantes para su control.

 

El Día Mundial de la Tuberculosis conmemora el hecho de que el 24 de marzo de 1882 Robert Koch descubrió la causa de esta enfermedad, al detectar el bacilo que la provoca y que lleva su nombre.

Comentarios