Monzón celebra el Día Mundial del Teatro

La programación de primavera del Patronato de Cultura trae este viernes al Teatro Victoria (22.00 h.) la obra “¡Qué pelo más guay”!, representada por Rulo Pardo y Santiago Molero (compañía “Sexpeare”). El 27 de marzo se celebra el Día Mundial de Teatro, y esta oferta de humor irónico, disparatado, absurdo e inteligente, avalada por su permanencia en cartelera durante siete años (se estrenó en Madrid en 2002 y ha repetido varias temporadas en el Teatro Alfil), encaja con el público joven y, para el caso, con el de todas las edades. Entrada normal: 8 euros. Entrada Circuito RAEE: 6 euros. Bono cultural: 20 euros para cinco actuaciones. Venta anticipada de entradas el viernes, de 9.00 a 14.00 h., en las oficinas del Patronato de Cultura.

La trama: Eddie y Fran, Fran y Eddie, tanto monta, monta tanto, y qué mal se lo montan. Esta es la historia de dos hombres unidos por el crimen y separados por la moda. Dos hombres a punto de hacer el negocio de su vida con tan solo una maleta. Esta es la historia de esa maleta, de sus viajes, de su contenido, de su búsqueda, de su no robo, de su desaparición… Resumiendo, de sus idas y venidas en un extraño lugar. Es la historia de ese extraño lugar: una peluquería abandonada en la que suceden cosas inexplicables. Santiago Molero, uno de los dos actores define la obra también como "loca", ya que es muy rápida y entretenida.

La crítica ha dicho de la obra : La joya de Rulo Pardo y Santiago Molero. Suben. Estos chicos son realmente buenos... puro teatro pop, ágil, inteligente, divertido... de una frescura que constipa. No se la pierdan. (Leopoldo Alas. EL MUNDO).

Dos granujas con droga en una maleta trapichean en el teatro Alfil. La compañía Sexpeare sigue abonada a la parodia. En ¡Qué pelo más guay se burla de ese dúo típico de compañeros de fechoría que tanto han explotado el cine y la televisión. (Susana Moreno. El PAÍS).

¡Qué Pelo Más Guay!. Cocaína en la peluquería. Son dos payasos, los antiguos y sempiternos que nos hacen desternillar de risa, mezclando la inteligencia, el humor, el disparate y el absurdo. Magníficos actores, grandes cómicos, dominan el escenario, su ritmo… Sus tonos son aparentemente espontáneos, pues tras ellos, no cabe duda, hay un potente trabajo. (Enrique Centeno. La Teatral. Com).

Comentarios