El PSOE pide que se eleve el umbral de renta para que los pensionistas puedan acogerse a la tarifa social telefónica

El incremento en más de un 30% de las pensiones mínimas llevado a cabo por el Gobierno socialista en los últimos años hace que 2 millones de pensionistas y jubilados pierdan el derecho a esta tarifa, que supone rebajas del 70% en el alta de línea y del 95% en la cuota mensual.

El Grupo Parlamentario Socialista ha presentado una Proposición no de Ley en el Congreso para elevar el límite máximo de la renta familiar que permite a los pensionistas y jubilados ser beneficiarios de la tarifa social telefónica, que supone un descuento del 70% de la cuota de alta de la línea y una reducción del 95% en la cuota mensual para las personas con pensiones mínimas.

La Ley General de Telecomunicaciones contempla el establecimiento de sistemas de ayuda directa a los consumidores con rentas bajas o necesidades sociales especiales. En base a esta Ley, Telefónica, como operador designado para la prestación del servicio universal, ofrece a los pensionistas y jubilados con pensiones mínimas el denominado “abono social”. Gracias a él, gran número de personas con la pensión mínima han venido pagando entre 1,5 y 3 euros bimensuales por tener línea teléfonica, llamadas locales y acceso a servicios de emergencia.

Para poder ser beneficiario de esta tarifa social, es necesario que los ingresos de la unidad familiar no superen la cuantía del IPREM (Indicador Público de Efectos Múltiples). Durante los años precedentes la pensión mínima era, en efecto, inferior a este indicador, pero gracias a la política de subida de pensiones mínimas llevada a cabo por el Gobierno socialista, en 2009 la pensión mínima se ha situado en 546,55 euros, por encima del IPREM (527,24 euros).

“El Gobierno socialista ha incrementado en más de un 30% las pensiones mínimas, cumpliendo uno de los más firmes compromisos del presidente Zapatero. Pero este aumento de ingresos ha provocado que más de dos millones de pensionistas pierdan el derecho a acceder a la tarifa social telefónica al superar el umbral de renta establecido” -explica Alberto Fidalgo, portavoz socialista de Consumo-. “Si no se adopta otro indicador de referencia que eleve el límite máximo de renta, muchas personas que han venido beneficiándose de este plan de precios quedarían excluídas de él”.

“Se trata de evitar un efecto paradójico del incremento de las pensiones mímimas –continúa-, ya que, en estos casos, gran parte del incremento de la pensión se materializa en tener que hacer frente a la factura telefónica sin bonificación. Este hecho ha suscitado la reclamación de consumidores y usuarios, a los que se pretende dar soluciones con esta iniciativa”.

Fidalgo ha subrayado el “compromiso de los socialistas, sobre todo en tiempos de crisis, de adoptar medidas para favorecer a los ciudadanos, con especial atención a la protección de los sectores sociales más desfavorecidos”.

Comentarios