Recuperados los pergaminos robados en el Archivo Municipal hace diez años

La Policía Nacional ha recuperado dieciséis pergaminos del siglo XI, que habían sido robados en 1997 del Archivo Municipal de Huesca, dos de los cuales iban a ser subastados en una sala de Barcelona. El robo fue un duro golpe para el Ayuntamiento y su Archivo, ya que los documentos sustraídos constituían un verdadero tesoro patrimonial al llevar firma real. En una subasta, con toda seguridad, los documentos hubieran alcanzado los 240.000 euros.

Los pergaminos, según ha explicado la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, formaban parte del fondo de San Pedro el Viejo y algunos están firmados por el rey Sancho o el rey Pedro I; son de tamaño irregular, con letra visigótica y están en buen estado de conservación.

La recuperación de los pergaminos ha sido posible después de que los agentes tuvieran conocimiento de que en una sala de Barcelona se iban a subastar, con un precio de salida de 5.000 euros, dos de los dieciséis documentos del siglo XI sustraídos en Huesca.

No obstante, los dueños de la sala tenían en total en su poder quince pergaminos que habrían adquirido en 2005, tras haber sido transferidos en varias ocasiones desde que fueron sustraídos hace más de diez años.

De haberse subastado los quince pergaminos, que han sido finalmente intervenidos, podrían haber tenido un precio de salida de unos 80.000 euros, valor que se habría llegado a triplicar en el precio final de remate, informan fuentes policiales.

El último de los documentos ha sido también intervenido a una persona que, al parecer, lo había adquirido en 1998.

La Brigada de Patrimonio Histórico de la Comisaría General de Policía Judicial mantiene abierta la investigación para determinar la autoría del robo cometido en el Archivo Municipal de Huesca.

El robo de los pergaminos se hizo de una manera limpia, ya que salvo un papel que cayó al suelo al ladrón, y que fue lo que hizo descubrir el hurto, todo lo demás estaba en orden y perfectamente en orden. Ello demuestra que el autor del mismo era, o bien un profesional, o bien alguien perfectamente conocedor de lo que iba a buscar y a dónde, explicó en su día la responsable del Archivo Municipal.

El robo fue posible en su día, ya que el archivo no disponía de los más elementales sistemas de seguridad luego instaló.

Los pergaminos robados en Huesca se encontraban en el ayuntamiento porque el concejo tenía el derecho de patronato sobre la citada iglesia y, en consecuencia, muchos de estos documentos quedaban depositados en el archivo de la ciudad. Algunos de esos documentos son tan originales como el que narra la victoria del Cid Campeador sobre los almorávides en Valencia. Fue publicado por Ramón Menéndez Pidal y posteriormente por Ricardo del Arco.

Comentarios