Cartas al director : Plan de las Harineras, pues vaya plan...

Luis Gállego Ramón

Concejal de Chunta Aragonesista en Uesca

En el último Pleno del Ayuntamiento de Huesca el Equipo de Gobierno PSOE-PAR aprobó en solitario y por los pelos, con 11 votos a favor y 10 en contra de toda la oposición, el Plan Especial del APR 19-02, es decir, de las Harineras.

Hay que tener en cuenta que las decisiones de hoy vienen determinadas por las que se tomaron en el pasado; me refiero al Plan General de Ordenación Urbana, documento dónde están las bases que ha permitido esta aprobación, y que en 2003 salió adelante con el apoyo del PSOE, del PAR y de IU, partidos que en aquel momento acordaron unas condiciones en la redacción del Plan en las que primaban los intereses de los propietarios frente a los generales de la Ciudad. Durante todo el proceso se ha ido al ritmo que han marcado los propietarios, a veces corriendo para evitar leyes que pudieran imponer vivienda de protección o cualquier otra novedad que fuera en contra de sus intereses, cuestiones que han ido en contra de los intereses sociales de Uesca cuando las prisas deberían haber servido al Ayuntamiento para una mejor negociación: si los propietarios tenían prisa, nosotros no; el Ayuntamiento ha de velar por el interés de la Ciudad y nuestro ritmo es otro.

Aunque Izquierda Unida participó en el diseño del Plan General de Ordenación Urbana, ahora sólo PSOE y Par siguen en el empeño de sacarlo adelante. Es una pena que IU no se diera cuenta en su momento y sí a éstas alturas de la película de lo que nos está suponiendo y supondrá este diseño de ciudad; ésta postura hubiese sido de agradecer cuando se tramitaba el PGOU, cuando precisamente el concejal de urbanismo era de IU.

De nada ha servido la unanimidad que se mantuvo sobre cómo desarrollar el área durante algunos meses de 2007, cuando todos los Grupos estábamos de acuerdo en negociar vivienda de protección, equipamientos y el paso soterrado con los propietarios, unanimidad que no rompió Chunta Aragonesista. El problema no fue no saber gestionar ese acuerdo; la clave estuvo en que no interesaba gestionarlo. De nada sirvieron los informes técnicos externos que apoyaban las pretensiones antes citadas, con la palabra “crisis” Fernando Elboj ha desmontado todos los estudios rigurosos anteriores.

Hemos tenido que oír, y me temo que lo seguiremos oyendo, que es lo mejor para la Ciudad, que tal y como están las cosas deberíamos estar muy contentos, que ha sido una buena negociación, que ahora las grandes densidades en el centro es lo más ecológico...; ¡pues sí que vamos a ser ecológicos levantando grandes torres en el solar de las Harineras!. La realidad, que es lo que cubica, es que tenemos una Ciudad que no necesita éste alto grado de compactación que sólo se entiende por criterios económicos, no ecológicos ni de sostenibilidad.

Al final, nos quedamos sin equipamientos, sin vivienda de protección, ni paso subterráneo bajo la vía,... Hay que añadir un parking subterráneo a mitad acabar y una ampliación del plazo para dejar todo esto urbanizado de 20 a 60 meses. No me olvido de que derribarán antes los edificios; si es que quien no se consuela es porque no quiere.

Repito, y Chunta lo ha repetido a lo largo de estos años, no nos gusta éste desarrollo para el centro de la Ciudad; ya desde que se aprobó el PGOU hemos estado en contra de este modelo urbanístico y si nos volviesen a preguntar en otro Pleno, volveríamos a decir lo mismo porque nosotros no hemos cambiado de opinión en todos éstos años. Consideramos que la Ciudad puso mucho sobre la mesa y a cambio ha obtenido muy poco, que éste proceso no es producto de la casualidad ni de las prisas, sino de la política urbanística desarrollada por el PSOE con Fernando Elboj al frente. Eso sí, esto no hubiera sido posible sin los apoyos imprescindibles, unas veces del PAR y otras de IU.

Desde Chunta Aragonesista no seguimos manteniendo el mismo criterio por cabezonería, sino porque seguimos considerando que la ciudadanía pierde mucho con ésta operación; queremos las Harineras fuera de la ciudad, pero no a cualquier precio. Hubiéramos dicho sí a éste Plan si se hubiera incluido vivienda de protección, equipamientos y el paso subterráneo que conecta la calle Teruel con la antigua vía del tren.

Comentarios