“El volver a declarar secreto el sumario del crimen de la vecina de Sabiñánigo, debe servir para el bien de la investigación”

edificio de los juzgados de Jaca, oct 08

Ha manifestado a Radio Huesca Digital el abogado de la acusación particular, Enrique Trebollé, a raíz de las informaciones publicadas en las que se indica que “ el titular del juzgado numero dos Jaca, ha vuelto a decretar secretas las investigaciones del crimen en junio pasado de la vecina de Sabiñánigo, María Pilar Blasco, que fue secuestrada y arrojada al canal de Jabarrella”. Esta determinación se ha tomado a raíz de recibir el citado juzgado una carta del compañero de celda del primer detenido y principal acusado, Francisco Javier Puyó, donde al parecer se ofrecen nuevos datos sobre el suceso.

Trebollé espera que “ las diligencias que se practiquen ahora aporten resultados que den veracidad y claridad a la investigación, por el bien de la misma”. Esta parte “ es la que ahora pasa a ser secreto de sumario ya que se conoce la información y documentación levantada en el mes de enero pasado”. Según los datos publicados “ como medida preventiva la autoridad judicial ha requerido del director del centro penitenciario que separa a ambos reclusos”.

El juez de Jaca encargado de la investigación comunicaba en enero pasado a la Fiscalía y abogados de ambas partes la apertura del sumario que consta hasta la fecha de doce volúmenes. El cadáver de María Pilar, de 54 años, fue localizado por un vecino de la zona el sábado 14 de junio de 2008, maniatado y amordazado en un canal de agua próximo a la población. La mujer, casada y con tres hijos, había desaparecido el día 10 de ese mes, cuando salía de su casa a las tres de la tarde hacia su empresa, Materiales de Construcción y Saneamientos Alto Aragón, situada a 500 metros.

Francisco Javier P.G, fue detenido siete días después del crimen como presunto autor de los hechos. Se encuentra en la cárcel de Zuera, sin fianza y cuenta con numerosos antecedentes penales de robo, coacción y estafa en la provincia de Las Palmas desde 1988 y hasta 1991, con penas que suman más de 20 años de prisión. Puyó, natural de Huesca, tenía una empresa de albañilería cercana a la de la empresaria a la que le compraba materiales de construcción. En la misma prisión, al no hacer efectiva una fianza de 24.000 euros, permanece, un hombre de nacionalidad rumana que fue señalado por el primer detenido como uno de los responsables del crimen .

Con motivo de la apertura del Sumario en el mes de enero, Enrique Trebollé manifestó a esta redacción que el asesinato de la vecina de Sabiñánigo, María Pilar Blasco había sido ”de una extrema gravedad ”,definido en términos judiciales. ”En los hechos se dan los requisitos de las mayores agravantes que ofrece el Código Penal, en este caso alevosía, porque María Pilar no contó con la posibilidad de defensa, se da el requisito de ensañamiento, con padecimiento innecesario, ya que la muerte se produjo con todo tipo de violencia. Estas dos agravantes permiten la máxima pena del citado código, por lo que se sostendría una acusación de asesinato en 25 años de prisión. A esto se une el delito de secuestro, al detenerla ilegalmente para cobrar un rescate”.

El penalista zaragozano en sus declaraciones a esta redacción, como un ciudadano más, ha precisado que “se sintió anonadado, porque realmente Pilar no se mereció lo que padeció. Su viudo e hijos me cuentan que una de sus vocaciones había sido el trabajar, una mujer tremendamente laboriosa en su casa y el negocio familiar, con unas costumbres rutinarias de casa al trabajo y viceversa. La vigilaron, siguieron sus pasos y por cobrar un rescate a las pocas horas del secuestro..... la mataron”.

Comentarios