A la espera de la “apertura del túnel principal en la carretera Yebra-Fiscal”

2006021414 yebra.jpg

Los trabajos principales en las obras de la carretera Yebra-Fiscal “se están centrando en estos momentos en la zona de Fanlillo. Ya que en los túneles el principal esta por dar el último paso para su apertura”. Ha manifestado a esta redacción el alcalde de Yebra , Ernesto Avellana. En la zona de los tuneles se han colocado una serie de carpas, “ por lo que se espera en próximas fechas el contar con la presencia de altos representantes del Fomento, para el acto de traspasar el túnel principal”.

Avellana ha precisado que “ los plazos de conclusión de las obras habrá que esperar al menos hasta finales de 2010 o comienzos de 2011, aunque los vecinos del Alto Gállego y Sobrarbe desean que los mismos se acorten”.

El tramo comienza en el cruce con la carretera N-330 en Sabiñánigo y discurre sobre el trazado de la carretera actualmente existente de Yebra de Basa, mejorando alguna de las curvas. El proyecto desarrolla una carretera convencional, con arcenes. El radio mínimo en planta de las curvas proyectadas es de 200 metros y la pendiente máxima del 8 por ciento en dos tramos de 1 y 3 kilómetros y se dispone de carriles adicionales para vehículos lentos y lechos de frenado. Se han proyectado seis intersecciones a nivel para dar acceso a los núcleos de la zona.

La primera piedra de la obra la colocó en 2003 el entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, y la previsión inicial de finalización de los trabajos se estimó entonces en 2006.

Las obras han contado en este invierno con diferentes complicaciones a la hora de perforar uno de los dos túneles que tendrá la nueva vía, que mide 2,7 kilómetros, ya que se han encontrado con terrenos blandos con filtraciones por lo que se ha tenido que bombear el agua . A esto se ha unido que desde un principio el proyecto ha tenido que ser modificado en varias ocasiones, para la nueva carretera N-260-Eje Pirenaico, de 23 kilómetros, que unirá Sabiñánigo y Fiscal a través de Yebra.

Comentarios