Teatro infantil en la Semana Santa de Monzón

El Patronato de Cultura ha organizado dos obras de teatro infantil para los días 6 y 7 de abril, lunes Por qué lloras, Marie?”, por Maríe de Jongh y martes “Cigarra y hormiga?”, por la compañía Markeliñe de Semana Santa. A la seis y media de la tarde en el Victoria. Entrada: 3 euros. Bono infantil: 10 euros para 7 actuaciones.

Zer duzu Marie?” es un proyecto teatral dirigido a toda la familia. Combina el trabajo actoral con la utilización de marionetas. Es una obra sin texto interpretada por dos actrices.

La idea inicial de la obra surge de Jokin Oregi y, tras un periodo de intenso trabajo con los actores Ana Meabe, Reyes Moleres y Javier Renobales, termina cobrando vida como espectáculo teatral, con una duración de 50 minutos.

“¿Por qué lloras, Marie?” trata de la relación que se establece entre la dueña de una guardería y una empleada con una niña perversa a la que han de cuidar. La niña no les da más que problemas e interfiere en su trabajo de atender a los bebés. Emplearán todo tipo de tácticas para controlar a la díscola niña hasta que, finalmente, descubren que lo único que necesita es cariño.

En el segundo de los casos la hormiga parece acaparadora y poco solidaria. Y si le damos a la cigarra un papel más activo que nos permita tratarle como artista, hallamos el arquetipo del trabajo y el del ocio enfrentados como modelos sociales. Esto nos ha llevado a una reflexión: “guardar para acaparar” no es lo mismo que “guardar para compartir”.

El trabajo de las hormigas es interrumpido por la llegada la cigarra, que es diferente a ellas. Las estorba, las distrae y aparentemente es ociosa. Sin embargo, aprenden de la intrusa cosas que les resultan muy agradables. Quizás la cigarra no sea tan improductiva, sino que su trabajo consista en crear ritmo, en hacer música, en conducirnos hacia lo bello y placentero... Pero esta convivencia entre arquetipos diferentes se hace más difícil cuando la comida escasea y el frío aprieta. Cuando la solidaridad debiera surgir espontánea. La llegada del invierno es el destino inevitable de esta fábula. El momento en que la moraleja se completa con su más nítido matiz.

Comentarios