Pasión, muerte y resurrección

Juan Manuel Fonseca

Entramos en la Semana Santa que ha recobrado un auge en todos los pueblos últimamente y no necesariamente por una recuperación del fervor religioso sino más bien con una manifestación socio-cultural y turística. En el ámbito de lo religioso y personal siempre ha presentado sus más o menos, desde la propia jerarquía y sacerdotes que no han estado muy a favor por lo que puede suponer “el desvirtuar, el mensaje o la imagen cristiana”, otro es el religioso o particular. Por ello para una mayoría de los que acuden a los desfiles procesionales, está la expresión de una tradición que reivindica su puesto en las raíces culturales y de identidad de una colectividad.

Si nos quedamos desde la parte social y civil y dejando la “tutela eclesiástica” a un lado, no han sentado bien, las posibles ultimas manipulaciones de algunos clérigos, que se aprovechaban de esas cofradías o hermandades para entrar un tema polémico. Desde ese colectivo, recordaban que la conservación de esas procesiones fue precisamente desde los propios cofrades. Por lo que es necesario pensar, que en esta ocasión , como ya se da en el caso de algunas poblaciones catalanas, prime la organización y realización de las mismas desde el ámbito civil, como una tradición cultural y social.

El teólogo, Juan José Tamayo, entiende que la Semana Santa ha adquirido "su propia autonomía cultural" y, en cualquier caso, no es hoy "una manifestación de fervor religioso", sino "expresión de vivencias al margen de la religión". En unas declaraciones realizadas, he podido leer, que “no es fervor religioso propiamente dicho, sino una manifestación cultural de un subconsciente que el pueblo necesita expresar. Es, ante todo, una manifestación de libertad, una forma de libertad".

  

Tamayo, en su reflexión y opinión propia, precisa que en ellas "no deberían intervenir las autoridades políticas, ni siquiera las religiosas, cuya presencia, oficializa algo que pertenece a la libertad de los ciudadanos para expresar sus sentimientos".

Por lo que lo principal esta en la "Pasión, Muerte y Resurrección " de Jesús de Nazaret

 

 

Comentarios