Llega la época de prohibición de hacer fuego al aire libre

2005090303 Incendios.jpg

Desde el pasado 1 de abril y hasta el 15 de octubre, queda terminantemente prohibido hacer fuego en espacios abiertos. La ley de Montes contempla esta medida desde el año 2006 y el Gobierno de Aragón ha puesto en marcha un dispositivo que cada vez tiende más a la profesionalización. Este año, se completa la red de unidades helitransportadas con una nueva cuadrilla en Calamocha.

Alberto Contreras, director general de gestión forestal del Gobierno autonómico, explica que el dispositivo de este año consiste en 20 cuadrillas terrestres, 8 cuadrillas helitransportadas con sus 8 helicópteros y 8 puestos de vigilancia, además de 26 autobombas. Poco a poco, se irá ampliando hasta conseguir el máximo nivel de operativo, que son alrededor de 2000 personas, entre todos los medios con que cuentan las distintas administraciones..

Las negligencias siguen siendo los principales motivos de los incendios forestales. El año pasado Aragón contó con el mayor incendio del país, en el que ardieron 2.500 hectáreas en Zuera. El año anterior, se quemaron 1.500 hectáreas en Torre las Arcas, y hace tres años, también hubo otro importante incendio en esa localidad.

A pesar de ello, Aragón presenta un número de incidencias menor a la media española, estadísticamente. Estas son las prohibiciones a tener en cuenta: No se pueden hacer barbacoas en merenderos. Está prohibido el fuego al aire libre mediante combustibles que generen residuos, arrojar fósforos, cigarros o brasas, utilizar catuchos de caza con tacos de papel, circular con vehículos a motor y, sobre todo, hacer quemas agrícolas, que requieren una autorización expresa, además de acompañamiento de la autoridad competente.

Las sanciones, en el caso de provocar un incendio también son importantes, aunque en muchas ocasiones es difícil de probar la intencionalidad de los actos. Las sanciones van de los 100 a los 100.000 euros. Para ello, hay que probar que realmente ha habido intención de provocar el fuego. Esto es difícil, puesto que el mayor número de incendios son las negligencias o descuidos, y cuando el acusado llega al Juzgado, es difícil probar que se ha hecho con intencionalidad.

Comentarios