El Huesca se queda décimo en la clasificación tras la jornada 31

La derrota en Córdoba y el triunfo del Levante han hecho perder un puesto a los azulgranas que siguen con 44 puntos, aunque la situación sigue siendo muy cómoda. La lectura que nos deja la jornada 31 es que el Huesca está en el grupo perseguidor de los que se están jugando el ascenso y tiene 13 puntos de ventaja sobre el descenso por lo que todo sigue igual y el objetivo sigue siendo el mismo de llegar al final lo más arriba posible sin tener que mirar hacia atrás.

La clasificación en la parte alta está al rojo vivo con Xerez, Hércules, Tenerife, Zaragoza y Rayo Vallecano en mejor disposición para jugarse las tres plazas de ascenso y por detrás Real Sociedad, Salamanca, Levante, Castellón y el Huesca.

Por abajo, Alavés y Eibar lo empiezan a tener cada vez más difícil, lo mismo que el Alicante (aunque ganó en Albacete) y el Sevilla At. se está convirtiendo en una marioneta con goleadas espectaculares como las de este domingo donde cayó por 8-0 con el Hércules.

La resaca del encuentro de Córdoba nos deja una rigurosa expulsión de Eduardo que el club va a recurrir. De no salir adelante el recurso Miguel está preparado, como ha demostrado en otras ocasiones y en el propio encuentro ante los cordobeses, para defender la portería de la SD Huesca contra el Rayo Vallecano, próximo rival el domingo a las 18 horas en el Alcoraz.

El equipo volverá a entrenar este martes tras los dos días de descanso que concedió Calderón. El entrenador del Huesca comentó al final del encuentro que “es muy fácil pitarle al Huesca” en clara alusión a las últimas decisiones arbitrales como el penalti que se mandó repetir ante el Salamanca y la expulsión de Eduardo que fue clave en Córdoba, aunque no quiere centrarse en este asunto y seguir en la misma línea para mantener la regularidad que está llevando el equipo.

Comentarios