El GMAM regresa satisfecho de su expedición en los Montes Altai

La expedición del Grupo Militar de Alta Montaña, en colaboración con el CCEA, Centro Corporativo de Explotación y Apoyo para los Sistemas de Información y Telecomunicación, a los Montes Altai, en Mongolia, acaba de regresar a España con todos los objetivos cumplidos, tanto en el ámbito deportivo, como en el puramente técnico-científico.

La expedición, compuesta por cuatro miembros del GMAM, tres miembros del CCEA y por tres civiles procedentes del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, INTA, y de las empresas ISDEFE y MICROSOFT, partió el pasado 22 de marzo con el objetivo de poner a prueba los últimos sistemas de telecomunicación de las principales empresas del sector, así como realizar pruebas experimentales en telemedicina.

En relación con las pruebas de telemedicina realizadas desde el Campamento base, y como continuación a las efectuadas en el Gasherbrum II, en esta ocasión se ha logrado enviar en tiempo real una imagen de ecografía cardiaca a la Unidad Central de Telemedicina del Hospital Central de la Defensa “Gómez Ulla”. Así mismo, se realizó un simulacro de tele consulta y se han enviado imágenes clínicas de alta resolución para la valoración de posibles lesiones por frío.

Las pruebas realizadas con los sistemas de telecomunicación y seguimiento vía satélite de última generación realizadas durante la expedición también han resultado un éxito. Han permitido comprobar las capacidades y limitaciones que sufren estos sistemas en condiciones extremas de humedad y temperatura. Y la utilización de los sistemas de localización ha permitido que se pudiera conocer, en tiempo real, la posición exacta de los expedicionarios durante toda la expedición.

Los diez expedicionarios han permanecido quince días en tierras de Mongolia, durante los cuales se han ascendido la montaña más alta de Mongolia, el Pico Khuiten de 4.374 metros de altura, y el pico Malchin, de 4.027 metros. Siendo la primera vez que montañeros españoles realizan la ascensión al pico Khuiten en condiciones invernales y utilizando para sus desplazamientos esquís de travesía.

El próximo reto del GMAM se encuadra dentro del proyecto “Montañas sin Barreras”. Dos guías del GMAM participarán en la expedición que esta asociación va a realizar al Monte “Cho-Oyu” de 8.201 metros en el Himalaya Nepalí. Será la primera ascensión nacional de un grupo de discapacitados a un pico de más de ocho mil metros. El grupo expedicionario está formado, además de los dos miembros del GMAM, por dos discapacitados físicos y un discapacitado visual, un guía civil y un guía de la empresa Aragón Aventura junto a personal técnico de TVE.

Comentarios