El Alto Gállego procesiona en Sallent, Panticosa, Biescas, Yebra y Sabiñánigo

La procesión de Viernes Santo en Sabiñánigo saldrá a las nueve de la noche desde la parroquia del Pilar con el recorrido por unas doce calles de Puente Sardas. Los cuatro pasos van acompañados de jóvenes que van a recibir la confirmación este año, que son los encargados de portar las “Siete Palabras”. Esta organizada por la Cofradía de la Virgen del Pilar y es en el único sitio que se celebra esta tradición popular en la ciudad serrablesa.

El núcleo de Cartirana realizaba el viernes un “Vía Crucis”, una tradición recuperada desde hace once años. A las once de la mañana se partía de la Iglesia de la localidad hasta la Ermita de Santa Lucía por un camino jalonado con piedras que señalan cada una de las catorce Estaciones, los vecinos llevan a hombros un Cristo Barroco de madera policromada del siglo XVIII, el esfuerzo altruista de los habitantes ha hecho posible el recuperar y colocar varias de las piedras que se habían perdido con el paso de los años para así continuar con esta tradición popular desde tiempos inmemoriales

En Yebra de Basa, el Viernes Santo tiene lugar, a las seis de la tarde, la Procesión del Santo Entierro, con recorrido de los cuatro pasos por las calles de Yebra porteados a hombros por sus vecinos y vecinas.

En Biescas la Semana Santa este día diez, a las nueve y media, celebra la Procesión del Santo Entierro con salida de la Iglesia de El Salvador, los siete antiguos pasos recorren las principales calles de la localidad para finalizar en la iglesia de San Pedro. Se cuenta con la participación de la Banda de Cornetas y Tambores de Biescas, formada por vecinos y que dan gran vistosidad y solemnidad a estos actos religiosos.

La localidad tensina de Panticosa acoge su tradicional “Procesión del Santo Entierro”, a las nueve y media de esta noche, sus vecinos y vecinas portean a hombros los cinco Pasos, la entrada de Jesús en Jerusalén, el Nazareno, El Santo Cristo, la Dolorosa y el Cristo yacente.

Sallent de Gállego lleva a cabo el día de Viernes Santo su tradicional Procesión, los cuatro pasos son porteados al hombro por los vecinos de la localidad tensina, acompañados por un grupo local de tambores, tras recorrer la práctica totalidad de las calles. La Procesión vuelve a la Iglesia, coincidiendo con el anochecer dando así protagonismo a las numerosas velas y faroles que están encendidos durante todo el trayecto y que se convierten en la iluminación de Sallent una vez que el cielo ha oscurecido, por este motivo este acto es conocido como la “Procesión entre dos luces”.

Comentarios