El 65% de las intoxicaciones por productos químicos tóxicos se produce en el ámbito doméstico

limpieza

La mayoría de las intoxicaciones por productos químicos tóxicos se produce en el ámbito doméstico, según los datos recogidos por la Unidad de Toxicología Clínica del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Entre ellas, destaca la intoxicación por monóxido de carbono, debida a incendios o fugas de gas en calderas con falta de mantenimiento.

Otro de los casos que más se repiten es la intoxicación por el mal uso de envases de líquidos. “Hay gente que a veces decide trasvasar productos químicos a botellas de agua de plástico, y eso puede producir que alguna otra persona de la familia se la beba pensando que es agua”, indica la Jefa de la Unidad de Toxicología Clínica, Ana Ferrer.

 

Por último, en cuanto a los casos de intoxicación en menores, Ferrer destaca que “es imprescindible ubicar los envases de productos químicos fuera del alcance de los niños, ya que muchos de ellos pueden ser tóxicos como los insecticidas o raticidas, y llaman la atención de los más pequeños”.

 

En total, las intoxicaciones por productos químicos suponen el 15% del total de casos de intoxicación que se dan en Aragón. En nuestra Comunidad Autónoma, se producen 1.000 casos de intoxicación aguda de todo tipo al año, un dato similar a la media del resto de las Comunidades Autónomas españolas.

 

Guía sobre tóxicos en el hogar

 

En este sentido, el Departamento de Salud y Consumo editó en colaboración con la Fundación Ecología y Desarrollo una guía que informa sobre el riesgo químico en el hogar, y sobre las sustancias químicas peligrosas más comunes en nuestra vida diaria. El trabajo lleva por título “Peligrosamente juntos: tóxicos en casa”.

 

La guía, impulsada por la Dirección General de Salud Pública y la citada Fundación, ayuda a interpretar correctamente los símbolos de las etiquetas de los productos, a través de los que se puede conocer el riesgo de su uso, cómo actuar en caso de intoxicación y también la correcta manipulación y eliminación de estas sustancias químicas peligrosas más comunes en nuestro hogar, como el amoníaco, la lejía o el salfumán, con el objetivo de proteger la salud y el medioambiente.

Comentarios