CHA iniciará una campaña para reclamar mejoras en el Hospital de Barbastro

2005051616 HOSPITAL BARBASTRO.jpg

Responsables de CHA en el Sobrarbe, Ribagorza, Cinca Medio, La Litera y Bajo Cinca, mantenían una reunión con la portavoz de CHA en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón, Nieves Ibeas y con el Secretario Territorial del Alto Aragón, Eduardo Pueyo, para concretar las medidas a llevar a cabo para denunciar, según la nota de prensa remitida desde CHA, “el deficiente servicio sanitario que se presta desde el Hospital de Barbastro y la necesidad de aumentar las prestaciones de los Centros de Salud de estas comarcas”.

Las primeras acciones tendrán lugar el próximo 23 de abril, día de San Jorge, fecha en la cual Chunta Aragonesista saldrá a la calle para recoger firmas en todas las comarcas del sector sanitario dependiente del Hospital de Barbastro: Sobrarbe, Ribagorza, Cinca Medio, La Litera, Somontano de Barbastro y Bajo Cinca denunciando “los insuficientes recursos con que dota el Gobierno de Aragón al Hospital de Barbastro, en una clara discriminación con los usuarios de otros sectores sanitarios, situación que sufren 110.000 usuarios”.

Además, se informará a la ciudadanía del derecho a la queja formal para que el ejecutivo aragonés no se escude en la inexistencia de reclamaciones a la hora de abordar las necesidades de mejora en el hospital barbastrense. La campaña finalizará con una concentración en Barbastro.

Para Nieves Ibeas, presidenta nacional de CHA y portavoz en la Comisión de Sanidad, “el primer paso es conseguir que el Gobierno aragonés reconozca que existe un problema que es necesario que aborde, asumiendo su responsabilidad en la mejora de la planificación de los recursos, especialmente los humanos, aumentando los mismos si es necesario con incentivos y medidas de discriminación positiva”.

Por su parte, Eduardo Pueyo, Secretario Territorial del Alto Aragón, fue claro con las cifras: “en el Hospital San Jorge de Huesca trabajan 60 especialistas más que en el de Barbastro, pese a que el primero atiende a 107.000 usuarios y el segundo a 110.000, situación que acarrea largas listas de espera y la externalización de servicios, es decir la privatización encubierta”.

Comentarios