Una panorámica del cine rumano contemporáneo en el Campus de Huesca

El éxito obtenido por el filme 4 meses, 3 semanas, 2 días de Cristian Mungiu, galardonado con una veintena de premios como la Palma de Oro del Festival de Cannes o el de Mejor Película en los Premios del Cine Europeo en 2007, ha puesto de actualidad al cine rumano. Otras películas recientes del mismo origen le han seguido en ese camino de triunfos. El Aula de Cine del Campus de Huesca pretende mostrar las bases de ese éxito, a partir del lunes 20, con un ciclo de siete películas contemporáneas de ese país. La mercancía y la pasta (2001), el debut en el largometraje de Cristi Puiu, conocido por haber sido premiado en Cannes 2005 con La muerte del señor Lazarescu, abrirá el ciclo, en la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación, a las 19:15 h.

Las películas programadas no son las que todo aficionado puede ya conocer, sino aquellas que preludiaban lo que estaba por venir y que no llegaron a nuestras pantallas. El primer largometraje de Mungiu, Occidente (2002), una de las últimas obras de Lucian Pintilie con guión de Puiu (Niki y Flo), títulos, en general poco conocidos, de Nae Caranfi (Filantrópica, 2002),Titus Muntean (Examen, 2002) o Corneliu Porumboiu (El sueño de Liviu, 2004) podrán verse en seis sesiones entre abril y mayo. Ninguna de ellas fue estrenada en Huesca o Zaragoza. Todas se proyectarán en versión original con subtítulos en castellano.

La colaboración del Instituto Cultural Rumano de Madrid y del Centro Nacional de la Cinematografía de Rumanía, ha permitido ofrecer esta muestra de ese cine realista, no exento de humor negro, en general de bajo presupuesto, minimalista y con frecuente uso de la cámara al hombro, que ha aportado un soplo de aire fresco para el cine europeo.

El éxito del cine rumano

La proyección alcanzada por 4 meses, 3 semanas, 2 días no fue sino la recompensa a algo que se venía fraguando desde hacía varios años atrás. Así, el cortometraje Trafic (Catalin Mitulescu, 2004) logró la Palma de Oro en esa categoría en Cannes 2004. Posteriormente, La muerte del señor Lazarescu (Cristi Puiu, 2005) y California Dreamin’ (2007) obtendrían el premio “Una cierta mirada” en el mismo Festival durante sus ediciones de 2005 y 2007 respectivamente. Y 12:08 Al este de Bucarest (Corneliu Porumboiu, 2006) se llevaría la Cámara de Oro a la mejor opera prima en 2006. Todo esto en un país de muy poca producción anual. Según datos de Cahiers du cinema, en 2006 tan sólo se hicieron 10 películas y la cuota de pantalla no llegó al 5%.

Indudablemente, en esta renovación tuvo mucho que ver la caída de la dictadura de Ceaucescu. Antes de 1989 se hacía cine con regularidad, pero era sobre todo una herramienta propagandística. Lucian Pintilie (1933), uno de los directores rumanos en activo más veteranos, ha realizado la mayor parte de su carrera fuera de su país y solamente ahora ha regresado a Rumanía para rodar allí sus últimos proyectos. Desde el cambio político, han surgido nuevas miradas que se interrogan sobre el inmediato pasado y muestran cómo aquella situación ha afectado al presente. Nombres como Nae Caranfil (1960), Tudor Giurgiu (1972), Radu Jude (1977), Catalin Mitulescu (1972), Cristian Mungiu (1968), Radu Muntean (1971), Titus Muntean (1965), Cristian Nemescu (1979-2006), fallecido en un accidente de coche sin llegar a ver su primer largo estrenado, Corneliu Porumboiu (1975), Cristi Puiu (1967) o Adrian Sitaru (1971) han ido llenando de títulos las pantallas.

Ciclo “Cine rumano contemporáneo”.

20/04 La mercancía y la pasta

de Cristi Puiu. 90 min. 2001, Rumanía

22/04 Filantrópica

de Nae Caranfil. 110 min. 2002 Rumanía-Francia

11/05 Occidente

de Cristian Mungiu. 105 min. 2002, Rumanía

13/05 Examen

de Titus Muntean. 90 min. 2003, Rumanía

25/05 Niki y Flo

de Lucian Pintilie. 94 min. 2003, Rumanía-Francia

27/05 Cigarrillos y café,

de Cristi Puiu, 13 min, 2004, Rumanía

El sueño de Liviu,

de Corneliu Porumboiu, 52 min, 2004, Rumanía.

Comentarios