El Rector explica en las Cortes que la Universidad debe tener presupuesto de "primera división"

Para que la Universidad de Zaragoza pueda situarse en los primeros puestos como una de las primeras Universidades Españolas y competir también en Europa, debe mejorar su financiación y manejar un presupuesto acorde a su alumnado y a sus necesidades formativas y de investigación. Esta ha sido una de las premisas sobre la que ha pivotado el mensaje que el rector de la Universidad de Zaragoza Manuel López Pérez ha enviado este lunes a la sociedad aragonesa en su comparecencia en las Cortes de Aragón. Si Aragón "quiere una Universidad en primera división, debe tener un presupuesto de primera división". El Rector ha indicado que la situación actual es "comprometida". En la actualidad la Universidad cuenta con 30.648 estudiantes, 103 titulaciones, 3.608 profesores y un presupuesto de 285 millones de euros para este ejercicio.

El rector de la Universidad de Zaragoza ha comparecido ante la Comisión de Ciencia, Tecnología y Universidad de las Cortes de Aragón. Durante su comparecencia, que ha tenido lugar a petición del partido popular, Manuel López Pérez ha recordado que la Universidad de Zaragoza ha completado ya una década entera, en concreto doce años, de transferencia a la Comunidad Autónoma. Es decir, de tener una dependencia directa de las Cortes Aragonesas y del Gobierno de Aragón.

Después de estos años, en los que, en palabras del rector, según informa la Universidad, se ha experimentado un crecimiento sin parangón, el modelo de financiación –ha dicho- debe revisarse en profundidad. En este sentido, ha recordado que DGA y Universidad ya están negociando un nuevo sistema de financiación. Para el rector de la Universidad pública aragonesa, este sistema debe responder a las necesidades actuales de la institución, a la hora de cumplir los nuevos retos que se marcan en el camino de la formación de excelencia y en el entorno del Espacio Europeo de Educación Superior.

El rector ha comenzado su comparecencia con un exhaustivo repaso numérico de los datos más significativos en estos últimos doce años. Así, según ha recordado, la Universidad de Zaragoza ha pasado de ser una institución masificada con un gran número de estudiantes, 45.320 en el curso 1996-1997 y un número de titulaciones que era insuficiente para su tamaño, 66 titulaciones, 50 de ellas diferentes, a ser una Universidad con un número de estudiantes considerablemente más reducido, 30.648 en el curso 2008-2009, con un crecimiento muy importante de titulaciones, 103 entre licenciaturas, diplomaturas y grados, bastantes de ellas (22) repetidas en campus y centros.

Hace doce años, en la Universidad de Zaragoza trabajaban 2.086 profesores a tiempo completo y 271 a tiempo parcial. En total 2.357. Durante el curso académico 2008-2009, se contabilizan en la Universidad de Zaragoza 3.608 profesores. 2.413 a tiempo completo y 1.195 a tiempo parcial.

Este desarrollo histórico de la Universidad pública aragonesa ha ido acompañado, ha señalado el rector en su comparecencia, de un crecimiento anual del presupuesto que ha oscilado (en términos corrientes) entre el 2,8% del ejercicio 2008 y el 14,2% del ejercicio 2004; para el año actual, sin embargo, el crecimiento está por debajo del límite inferior referido. En efecto, el Presupuesto de la Universidad de Zaragoza de 2009, algo inferior a los 285 millones de euros, sólo aumenta el 0,9% con respecto a 2008, lo que –en términos reales- supone un decrecimiento del 1,8%.

Durante su comparecencia, el rector de la Universidad de Zaragoza, Manuel López Pérez ha recordado que, según la Ley de Ordenación del Sistema Universitario de Aragón de 2005, la financiación de la Universidad de Zaragoza, en cuanto a los recursos provenientes del Gobierno de Aragón, que suponen prácticamente el 70% del presupuesto total, se alcanza a través de los siguientes tipos de financiación: la básica del servicio universitario, la condicionada a la consecución de objetivos, la vinculada a la realización de inversiones en infraestructuras, la financiación para la realización de tareas investigadoras y la destinada a mejorar la relación entre la Universidad y la sociedad

Esta misma Ley establece que la financiación básica debe ser suficiente para garantizar el funcionamiento general de la Universidad y atender a sufragar los costes de personal, gastos de inversión en bienes y servicios y gastos de reparación, mantenimiento y conservación de instalaciones y equipamientos. En este sentido, las reglas para el cálculo de la financiación básica de la Universidad de Zaragoza, acordadas para los ejercicios presupuestarios de los años 2006, 2007, 2008 y 2009, se han basado en que la transferencia básica no será inferior a la del año anterior más el incremento del IPC.

En 2008 la DGA ha contribuido a la financiación de la Universidad de Zaragoza aportando 189.866.121 euros (152.32.12 en transferencias corrientes, de los que 136.582.896 corresponden a la financiación básica, y 37.534.000 de transferencias de capital), sobre un presupuesto total de casi 282 millones de euros.

Así, tomando como referencia los últimos ocho años, se observa como los presupuestos de la Universidad de Zaragoza y la propia aportación de la DGA han crecido por encima de lo que lo ha hecho el Producto Interior Bruto (PIB) nominal aragonés, tal y como se establece en el sistema de financiación. Sin embargo, el rector ha subrayado que este incremento no se ha debido al incremento de las transferencias corrientes ni al de las transferencias básicas, que –por el contrario- han crecido a menor ritmo que lo ha hecho PIB regional, sino al incremento de las transferencias de capital, fundamentalmente por las dotaciones para las obras e infraestructuras que se han ido realizando en la Universidad desde el año 2004.

En concreto, según ha resaltado el rector en su comparecencia, en el ejercicio actual, las transferencias totales (corrientes y capital) efectuadas por la DGA a la Universidad de Zaragoza significan el 0,55% del PIB regional, mientras que la transferencia básica supone el 0,39%. La situación en 2001 era similar (0,51% del PIB la transferencia total y 0,42% la básica).

Esto significa que las transferencias totales efectuadas por el Gobierno aragonés hacia su Universidad pública son inferiores en términos de PIB respecto a las de la media de España. En la actualidad, nueve Comunidades Autónomas superan a Aragón en este ranquin.

La situación se torna más desfavorable si comparamos los datos relativos a transferencias corrientes, donde no sólo superan a Aragón 10 Comunidades Autónomas, sino que el diferencial respecto al promedio de España es claramente significativo (0,44% del PIB en Aragón frente al 0,50% en España).

Como ejemplo para comprender la importancia en términos absolutos de este diferencial, el rector ha realizado un sencillo ejercicio de simulación en el que ha planteado cuál debería ser la cuantía de las transferencias corrientes de la DGA a la Universidad de Zaragoza en 2009 simplemente aportando el mismo porcentaje respecto al PIB que en la media de España (esto es, el 0,50%). El resultado es 178.980.255. Es decir, 26 millones de euros más que en 2008, lo que implicaría un crecimiento interanual del 17,49%.

Durante su comparecencia en las Cortes de Aragón, el rector ha realizado también un análisis teniendo en cuenta los presupuestos de las diferentes Comunidades Autónomas. En este sentido, el porcentaje del presupuesto de la DGA destinado a la Universidad de Zaragoza es, en 2008, el 3,41% (2,74% significan las transferencias corrientes y 0,67% las de capital). Este porcentaje, ha señalado el rector, es inferior a la media de España (3,76%), y se encuentra muy alejado de las aportaciones relativas efectuadas por otras Comunidades como Madrid (que dedica a Universidades públicas el 6,34% de su presupuesto total) o Comunidad Valenciana (6,24%).

Nuevamente las transferencias corrientes (y también la transferencia básica) están significativamente por debajo de la media de España (seis décimas, en términos de participación en los presupuestos, las transferencias corrientes y cuatro décimas la transferencia básicas) Diez Comunidades Autónomas están por encima de Aragón en cuanto a esfuerzo presupuestario respecto a transferencias corrientes hacia sus Universidades Públicas.

A este respecto, el rector ha señalado como significativo el diferencial que se observa entre Comunidad Valenciana o Madrid y Aragón. Así, ha apuntado, mientras las dos primeras dedican el 5,95% y 5,54% del total de sus presupuestos, respectivamente, a transferencias corrientes hacia sus sistemas públicos de educación superior, Aragón destina menos de la mitad.

Para el año 2008, si la DGA hubiera dedicado el mismo porcentaje de su presupuesto que la media de España a transferencias corrientes de la Universidad de Zaragoza, ésta debería haber percibido 185 millones de euros. Es decir, un 21,72% más.

El rector Manuel López Pérez ha señalado también que existen muchas Comunidades Autónomas, como Baleares o Navarra, que dedican menos parte de su presupuesto a sus Universidades públicas. Sin embargo, ha apuntado que estas Comunidades tienen Universidades de tamaño muy reducido, atendiendo al número de alumnos matriculados.

Así, durante su comparecencia ha señalado que la escasa financiación que el Gobierno de Aragón aporta a la Universidad de Zaragoza se ratifica cuando en el análisis se introduce el número de alumnos matriculados. Así, tanto en la ratio de financiación básica por alumno como en la de transferencias corrientes por alumno, la Universidad de Zaragoza se instala en el furgón de cola, ocupando, respectivamente, los puestos 29 y 33 sobre 47 Universidades, presentando, además, en términos cuantitativos un diferencial importante respecto a la media de España. En concreto, casi 500 euros por estudiante en transferencias corrientes.

En consecuencia, ha señalado el rector, que si las aportaciones en transferencias corrientes de la DGA en 2008 se hubieran efectuado en una cuantía por alumno igual a la media de España, se debería haber aportado 15 millones de euros más que los transferidos (un 9,9% más). El incremento debería multiplicarse por seis si aplicáramos los valores de la Universidad Pública de Navarra con la que la Universidad de Zaragoza mantiene un diferencial de casi 3.000 euros por alumno.

En este contexto, el rector ha dicho que la situación para la Universidad de Zaragoza mejora un poco si se incluye en el análisis las transferencias de capital. Así, al considerar en las ratios las transferencias totales, la Universidad pública aragonesa asciende 9 puestos hasta el 24, situándose incluso ligeramente por encima de la media. En estas transferencias se incluyen las distintas obras efectuadas en la Universidad y 2008 ha sido un año en el que han coincidido terminaciones de obras tan significativas y cuantiosas como las del Paraninfo, los Institutos Universitarios o las reformas del Edifico Torres Quevedo.

Comentarios