El curso de Las Claves del Románico desvela nuevos datos e hipótesis sobre los monumentos analizados

La décima edición del curso de Las Claves del Románico, organizada por la Fundación Santa María la Real, ha permitido desvelar nuevos datos y teorías sobre los siete monumentos analizados. El director del programa de cursos, Pedro Luis Huerta, se muestra satisfecho tanto por la acogida que ha tenido el seminario como por la calidad de las ponencias.

 

Concluida la décima edición del curso de Las Claves del Románico, dedicada al análisis de siete de los monumentos más representativos de este arte en España, llega el momento de realizar un balance. El director del programa de cursos de la Fundación Santa María la Real, Pedro Luis Huerta, se muestra agradecido por la buena acogida que ha tenido el seminario. “Todo ha salido conforme a lo previsto. La respuesta de la gente, por las encuestas que hemos recibido, también ha sido plenamente satisfactoria.- apunta Pedro Luis Huerta - Las conferencias han resultado muy atractivas, puesto que los temas que se han expuesto, se han abordado de una forma didáctica y entretenida, con contenidos accesibles a todo el público. Además se han aportado hipótesis muy sugerentes con respecto a algunos de los monumentos“.

 

De hecho, todos los ponentes han tratado de acercarse a los monumentos de un modo novedoso, introduciendo nuevos datos y análisis o profundizando en teorías ya desarrolladas. “Quizá la conferencia que más ha agradado a la gente, no solamente por la manera de exponerlo sino también por las conclusiones fue la de un edificio que ya de por sí es enigmático y atractivo para el público: el monasterio de San Juan de Duero.– señala el director de los cursos – La exposición que realizó el profesor Martínez de Aguirre y la vinculación que estableció con el Santo Sepulcro de Jerusalén ha sido, probablemente, una de las teorías más atractivas que se han desarrollado en el curso“.

 

Una de las hipótesis más atractivas, sí, pero no la única, ya que los alumnos pudieron conocer también nuevos datos sobre la cronología de la desaparecida iglesia del Monasterio de Santo Domingo de Silos, que el profesor Senra Gabriel y Galán, data, en contra de otras teorías, en torno al año 1088 o sobre la basílica de San Isidoro de León. “San Isidoro de León es un edificio con una gran trayectoria historiográfica, muchos autores se han detenido en su análisis, que es muy complejo, puesto que hay tres o cuatro iglesias superpuestas. – explica Huerta - Gerardo Boto desmenuzó prácticamente sillar a sillar todo lo que es la fábrica monumental de San Isidoro, delimitando cada uno de los restos y campañas constructivas de la basílica leonesa“.

 

Al margen del éxito de la ponencias, Pedro Luis Huerta, también ha querido agradecer la colaboración de entidades como la Fundación Universidades de Castilla y León, Cajamar o el Ayuntamiento de Aguilar de Campoo: “Tener un patrocinador detrás es fundamental, pese a que la acogida del curso sea buena y haya un importante número de alumnos, un seminario como éste en el que tratamos de conseguir siempre a los mejores ponentes e investigadores requiere del apoyo de patrocinadores que garanticen su continuidad e incluso el desarrollo de programas más amplios“.

 

Con respecto al tema del próximo año, Pedro Luis Huerta, asegura que aún no hay nada cerrado, pero sí nos da algunas pistas sobre su posible contenido. “No hay que olvidar que el próximo año es año Jacobeo y el Camino de Santigo y el románico son una buena combinación para garantizar el éxito de un curso“, apunta.

  

La Fundación Santa María la Real es una entidad privada sin ánimo de lucro fundada en 1994 y con sede en el Monasterio Santa María la Real en la localidad palentina de Aguilar de Campoo. La Fundación tiene como misión fundamental promover iniciativas de desarrollo sostenible, basadas en la valorización del patrimonio, entendido en el sentido más amplio de la palabra.

Comentarios