Emotivo reencuentro de la escritora Llum Ibarz con su pueblo natal, Grañén

Un centenar de personas, en su mayoría mujeres, llenaban el salón del Hotel Cuatro Hermanos de Grañén en el que tenía lugar un café-tertulia para presentar el libro “Una larga y negra noche” por parte de su autora, Llum Ibarz, quien nació en Grañén hace 74 años y reside actualmente en Barcelona. La escritora explicaba que la novela, sin ser autobiográfica, narra muchas de sus vivencias y da voz a unas emociones calladas durante años de la autora.

En “Una larga y negra noche”, la autora ha plasmado las vivencias de una niña de la posguerra y una adolescente de la dictadura, obligada a renunciar a sus sueños por el hecho de ser mujer y dada su humilde condición. Ibarz ha regresado a Grañén después de una ausencia de casi 70 años, ya que con tan sólo cuatro tuvo que “abandonar su localidad natal porque su familia fue desterrada por los sublevados” y se instalaron en Barcelona, donde la escritora reside desde entonces.

Narra la escritora que se fue de Grañén una noche oscura, que vivió durante años instalada en ella y se despertó con la llegada de la democracia. Al final, después de años de represión, en un ambiente de silencio y de frustraciones, lo más cierto para ella, cuenta que fue la sumisión obligada de la mujer, que primero era propiedad del padre y después, del marido.

Ibarz lleva años dedicada a la recuperación de la memoria histórica. Unos estudios que comenzó con la búsqueda de los restos del hermano de su madre, que desapareció en combate siendo aviador de la República. En la actualidad, está preparando la que será su segunda novela, que recogerá las memorias de su madre, quien a sus 98 años está muy lúcida y recuerda todos los detalles, afirma la escritora. En este libro explicará las vivencias durante los años en los que su familia residió en Grañén y que coincidieron con la Guerra Civil española.

Comentarios