El juicio de Porta entra en su fase decisiva

El juicio que se sigue en la Sala de Vistas de la Audiencia Provincial de Huesca entra este miércoles en su fase fundamental. En la mencionada sala están citados a testificar el que era en el momento de la explosión el director Gerente de la fábrica, Alvaro Carnicero, y el responsable en Riesgos Laborales, Víctor Martín. En la segunda sesión del juicio, un industrial de la zona, cuyo taller sufrió daños, aseguraba que vio el resplandor de un rayo unos segundos antes de la explosión de la harinera.

El propietario de Auto-Precisión ha explicado cómo el 14 de abril se encontraba en la oficina de su taller y vio un resplandor, lo que le hizo suponer que era una centella que caía a causa de la tormenta que en ese momento estaba descargando en Huesca.

Este industrial relataba que tras ese rayo notó una explosión muy fuerte, de tal manera que creyó que la descarga se había producido en su negocio y no en la harinera.

Este es el segundo testigo que apunta a un rayo como el motivo de la explosión.

Por su parte, este martes, el letrado de Inmobiliaria Buil ha salido al paso de las palabras de José Porta, cuando acusó a Buil de intentar sacar rendimiento económico del accidente. José María Used ha reconocido que el valor de los inmuebles de la inmobiliaria en el convenio urbanístico de las harineras no sufrió variación alguna tras la explosión. Used ha recordado que su defendido tuvo que alquilar otras naves para almacenar el material que tenía depositado en ellas y eso fue un perjuicio económico para Buil que Porta debe asumir.

Este miércoles se espera el testimonio de dos piezas claves en lo ocurrido. Por el estrado de la Audiencia pasarán el Técnico Responsable en Riesgos Laborales, Víctor Martín, y la persona que en el momento de la explosión ejercía las labores de Director Gerente, Alvaro Carnicero.

Según apuntaba ya en su declaración José Porta Monedero, Carnicero tenía competencias plenas en materia de riesgos laborales, mientras que en su declaración previa el testigo señalaba que su responsabilidad era meramente comercial.

Se da la circunstancia de que el Director Gerente de la fábrica, con la cualificación de Ingeniero Naval, fue contratado días antes del accidente y causó baja en la empresa a las pocas semanas del accidente.

Comentarios