El fútbol no entiende de matemáticas

Luis Abadías

Ser mejor que el rival no es suficiente para ganar o jugar con tres delanteros no te asegura más goles. Son simplemente reflexiones que se pueden hacer tras el partido entre el Huesca y la Real Sociedad y ver una vez más como los oscenses no son inferiores a su oponente, pero acaban perdiendo.

El fútbol son dinámicas y ahora toca la dinámica perdedora de la que por cierto es muy difícil salir. Menos mal que al Huesca le ha tocado en un momento de la competición en la que no tiene demasiada presión, aunque bien es cierto que hace falta cuanto antes sumar esos tres puntos que den la tranquilidad definitiva.

En las pasadas semanas las derrotas no habían significado mucho ya que por detrás no se veía reacción. Esta jornada ha ganado el Alavés y ya parece que no se ve de la misma forma con el descenso a 9 puntos, si bien es cierto que por detrás el Huesca tiene 6 equipos y algunos de ellos como Las Palmas o Murcia, a los que hay que enfrentarse, para evitar apuros en las jornadas finales.

Lo malo de estas derrotas (además de no sumar puntos) es la sensación que está quedando en una afición que ha disfrutado esta temporada de lo lindo en el Alcoraz con su equipo y que se está encontrando con unos resultados no esperados tras aquella sensacional racha como local. Pero esto es fútbol y además profesional lo que demuestra que nadie da nada por perdido y además tenemos que contar que la liga en 2ª División es muy larga y posiblemente es lo que le está pesando al Huesca.

Esperemos que la mala racha se acabe cuanto antes y que podamos todos juntos disfrutar de un final de liga en el que el Alcoraz vuelva a vibrar y sobre todo vuelva a ver ganar a su equipo con uno, dos o tres puntas, ya que el fútbol no entiende de matemáticas.

Comentarios