Solicitan la reconstrucción de los hechos en el asesinato de la vecina de Sabiñánigo, ante la libertad del rumano encarcelado

Francisco Javier Puyó

El miércoles de esta semana el juez de Jaca encargado de la investigación del secuestro y asesinato en junio de la vecina de Sabiñánigo, María Pilar Blasco ha puesto en libertad al rumano encarcelado desde hace diez meses por su implicación en este caso, aunque sigue como imputado. Mantiene en prisión al otro acusado Francisco Javier Puyó, denegando su libertad . La acusación particular requiere la reconstrucción de los hechos e impedir la aproximación del rumano al entorno de la víctima.

La determinación había sido tomada en el careo celebrado en el juzgado de Jaca el día 29 entre las dos personas encarceladas por este caso el empresario ha dado una tercera versión de los hechos, diferente a las dos anteriores ante la Policía y el juzgado.

El abogado de la acusación particular, Enrique Trebollé, ha manifestado a Radio Huesca Digital que “ a la vista de la contradicciones y criterios diferentes va a solicitar una reconstrucción de los hechos y que se impida cualquier aproximación del imputado al entorno familiar de Maria Pilar”.

Además, acaban de llegar varias pruebas de la Guardia Civil y en ellas, según fuentes del letrado que representa al rumano, “ no había ninguna evidencia que relacionara a su defendido con el lugar de los hechos, ni con las cuerdas, ni con el saco, ni con el coche”.

María Pilar Blasco fue asesinada unas horas después de su secuestro, el diez de junio pasado, siendo arrojada viva a un canal próximo a Sabiñánigo con dos sacos de cincuenta kilogramos atados a sus extremidades, y atada y amordazada. Su cadáver fue hallado cuatro días después de ser denunciada su desaparición en el fondo de un canal próximo a Sabiñánigo.

Comentarios